miércoles, 26 de diciembre de 2018

La Cultura en América

Esquema

  • Puntas con vástago.
  • América del Norte
    1. Complejo Nenana.
    2. Tradición Paleoártica Americana.
    3. Tradición Paleoindia del Norte.
    4. Tradición Paleoindia.
      • Complejo Clovis o Complejo del Llano.
      • Culturas del Este.
      • Complejo Goshem.
      • Complejo Folsom.
      • Tradición Plano.
      • Complejo Plainview.
    5. Culturas de las Grandes Llanuras del Norte.
  • América Central y del Sur
    1. Protolítico, Lítico Inferior o Estadio Pre-puntas de Proyectil.
      • Tradición Itaparica.
    2. Transición.
    3. Industria Paleoindia del Sur, Milítica o Cenolítica.
      • Grupo y Horizonte Andino de Puntas Lanceoladas o Foliáceas.
      • Puntas Saladillo.
      • Complejo Tigre.
      • Complejo Pay Paso.
Hallazgos líticos en América de datación más antigua. Science.

Puntas con vástago.

Williams et al (2018) han estimado la edad de los hallazgos más antiguos del yacimiento Gault en Texas Central, en hace 20-16 ka. El conjunto refleja una tecnología de puntas de proyectil con vástago más estrecho en la parte proximal (stemmed) o vástago lanceolado así como una tradición de bifaz y de hoja y núcleo.

Waters et al (2018) han informado del hallazgo en Debra L. Friedkin, Texas, de puntas con vástago con dataciones entre hace ca 15.500-13.500 ka, con la aparición de puntas tringulares lanceoladas hace ca 14.000 años. Las puntas lanceoladas pudieron originarse in situ a partir de las puntas con vástago o bien corresponder a una migración diferenciada.

En el congreso de la Society for American Archaeologists de 2017, Daryl Fedje presentó el hallazgo en Haida Gwaii en la Columbia Británica, Canadá, de puntas con vástago y núcleos discoides con una datación de al menos 12.700 años. Estos núcleos también están presentes en la cercana isla Triquet ocupada hace 14.000 años. Matthew Des Lauriers y Loren Davis hallaron una colección similar de núcleos en la Isla de Cedros, Baja California, donde las fechas de radiocarbono sitúan la ocupación humana en hace casi 13.000 años. En Sudámerica, Quebrada Jaguay ha deparado una colección similar y parecida datación (Sandweiss, 1998).

Fedje considera que estos hallazgos son similares a los de Siberia y Todd Braje ve similitudes a lo largo de la cuenca del Pacífico, de Japón a Perú.

Complejo Nenana

Entre 11,6-10 ka.
  • Ben Potter ha comunicado en una conferencia (2015) el hallazgo en Mead de colgantes de hueso y huesos trabajados con una datación de hace unos 12,3 ka.
Yacimientos en el valle del Tanana (Walker Road, Dry Creek component 1 y Moose Creek) y de su afluente el Nenana (Swan Point), en el interior de Alaska. Se trata de yacimientos pequeños, localizados en riscos con buena visibilidad, ocupados por cortos periodos de tiempo
Puntas triangulares y lanceoladas con la base cóncava, perforadores, raspadores, raederas, buriles, percutores, yunques, cuchillos unifaciales, lascas sin retocar y pieces esquillées.
Probablemente se trataba de cazadores de macrofauna y caza oportunista de pequeños animales. Caza o carroñeo de mamut.
Debido a sus parecidos, parece estar relacionado con el Complejo Clovis.

Tradición Paleoártica Americana

10,5-8 ka.
Alaska y costa Noroeste del Pacífico.
Enraizado en las industrias de microláminas del Paleolítico Superior Final de Siberia. Elevado número de yacimientos. Es posible que los más antiguos estén bajo el mar. Economía costera con pesca y caza de mamíferos marinos. Probablemente utilizaban la navegación.
Es posible que estos grupos procedan de una segunda oleada de entrada en América.
Dixon distingue tres variantes regionales.
1.     Tradición Paleoártica Americana propiamente dicha. Costas del mar de Bering, mar de Chukchi y Océano Ártico y entorno terrestres adyacentes. Caza de mamíferos marinos y terrestres y pesca. Posiblemente estos grupos fueron los primeros en introducir el arco y la flecha en Norteamérica hace 10,5 ka.
2.     Complejo Denali. Interior de Alaska. Grupos cazadores de caribú y bisonte.
3.     Tradición microlaminar de la costa noroeste. 9-8,5 ka. Archipiélago Kodiak, costa del Pacífico del suroeste de Alaska, Columbia Británica, Washington y Oregón.

Tradición Paleoindia del Norte

10,5-8,5 ka.
Ocupa el mismo espacio cronológico y geográfico que la Tradición Paleoártica Americana propiamente dicha y el Complejo Denali. Podría deberse al uso de asentamientos específicos para distintas tareas. Para Dixon se trata de dos tradiciones culturales y tecnológicas diferentes.
Puntas acanaladas. Proyectiles

TRADICIÓN PALEOINDIA

Cache sites de la cultura Clovis. J. DavidKilby y Bruce B. Huckell (2014)

Puntas Clovis. Amick, 2016.
Hallazgos de puntas Clovis. Amick, 2016

Complejo Clovis o Complejo del Llano.

Recibe su nombre de la ciudad de Clovis, al este de Nuevo México, situada en el límite occidental del Llano Estacado.
Entre ca 13,4-12,8 ka calBP en el Oeste y ca 12,8-12,5 ka calBP en el Este, aparece la punta Clovis, bastante variable.

La punta Clovis tiene forma lanceolada, 7-15 cm, bifacial, plana y con la base cóncava. Los costados se expanden desde la base y presentan una acanaladura basal lograda por medio de la remoción de una o varias lascas. La base acanalada de las puntas absorbe energía en el impacto y por tanto incrementa la robustez de las puntas y la capacidad de soportar el estrés físico a través de la redistribución y reubicación de los daños (Thomas et al, 2017).

La base propicia su inserción en un elemento de madera o hueso para fabricar una lanza y para ello los laterales proximales tienen unos filos menos cortantes, lo que facilita su sujeción mediante tiras de cuero. Su abundancia nos da idea de la importancia de la caza. Se ha especulado que se utilizaba de forma especializada para la caza de animales grandes, pero hay indicios de uso para la caza de lepóridos e incluso en vegetales, lo que supone una gran versatilidad.
Aparecen también puntas de hueso, láminas, raspadores y raederas. Son representativos los raspadores terminales con espolón, muchas veces hechos con navajas prismáticas obtenidas de núcleos poliédricos.
La técnica lítica se basa en la percusión directa de alta precisión.

Según la hipótesis de adaptación regional al entorno (Buchanan et al, 2014), los grupos Clovis adaptaron su equipamiento de caza a las características de las presas y al hábitat local. Esta adaptación regional es negada por la hipótesis de adaptación en todo el continente.
Salvo Mason (1962), en función de las dataciones, se considera que las puntas Clovis se originaron en el Oeste, quizá derivadas del Complejo Nenana. Sin embargo, se han hallado más puntas lanceoladas y más diversas en el Este.
Los yacimientos más antiguos son Aubrey (Texas) y El Fin del Mundo (Sonora; Guadalupe Sánchez et al, 2014, Guadalupe Sánchez et al, 2015) y el más reciente Debert (Nueva Escocia). El Fin del Mundo es también el yacimiento más austral, si bien en 1993 el Proyecto Arte Rupestre Baja California Sur identificó una punta clovis en una colección particular y 1952 Aschmann comunicó el hallazgo de una punta Clovis en Rancho San Joaquín, algo más al sur (Hyland y Gutiérrez). La influencia de la cultura Clovis parece haber llegado hasta Venezuela y Ecuador.
Los yacimientos más conocidos están relacionados con la matanza de grandes mamíferos, mamut principalmente, y se encuentran en Nuevo México, Colorado, Arizona, Wyoming y Oklahoma. También hay hallazgos en el este de Estados Unidos.

Para Fiedel, las bandas establecían territorios circulares amplios con un radio aproximado de 160 km.En función de los artefactos hallados y del entorno, se distinguen varios tipos de asentamiento:
  • Los relacionados con el abastecimiento de materias primas. Los yacimientos de Fine Mine Hall (este de Nueva York), Williamson (Virginia) y Flint Run (Virginia) muestran el aprovisionamiento de sílex, jaspe o calcedonia de gran calidad.
  • Cache sites, relacionados con actividades de caza. En zonas altas, controlando ríos, lagos o valles. Ocupados por pequeños grupos a la espera del paso de los animales. Richie Roberts (Washington), Anzick (Montana), Buche Cache (Kansas), Simon Site (Idaho) y Drake Cache (Colorado). Contenían escondrijos de herramientas (bifaces, puntas de proyectil, cuchillas, núcleos, escamas, piezas de hueso y marfil, etc.). Muchas características de los Cache Clovis parecen inusuales y reflejan un alto grado de conocimiento y de apreciación estética. Incluyen materiales exóticos y en algunos caches se ha encontrado ocre rojo. En al menos cuatro caches (Anzick, East Wenatchee, Fenn y Simon) hay indicios de comportamiento ritual pero pueden representar tradiciones locales del norte de las Rocosas y del Noroeste. Con pocas excepciones, la principal diferencia entre los Cache y otros conjuntos es la inclusión de artefactos con poco uso (J. David Kilby y Bruce B. Huckell, 2014). Diversas teorías, especulan sobre su uso funcional, social y simbólico.
  • Kill sites, lugares de matanza de grandes mamíferos. Cerca de lagunas o arroyos, sobre todo en el centro-oeste de Estados Unidos. Dent (Colorado), Lehner (Arizona), Blackwater Draw (Clovis, Nuevo México), Colby (Wyoming) y Hiscock (Nueva York).
  • Campamentos base. De gran tamaño y gran diversidad de artefactos. No existen evidencias de estructuras, por lo que las cabañas podrían ser de ramas, musgo y piel. Debert (Nueva Escocia), Bull Brook (Massachusetts), Thunderbird (Virginia), Shoop (Pennsylvania) y West Athens Hill (Nueva York). Dixon cita una cifra entre 30-60 individuos.
En el oeste, Dixon distingue tres tradiciones:
  1. Western Fluted Points Tradition. 11,5-10,5 Tradición de puntas lanceoladas del oeste, con base cóncava. Mayor adaptación a la recolección.
  2. Western Stemmed Point Tradition. 11-7 ka. Tradición con puntas que tienen los laterales proximales más estrechos. Yacimientos importantes: Buhl (Idaho) y Cooper (noroeste de Oklahoma).
  3. San Dieguito/Sulphur Spring Complexes. 10-8 ka. Puntas alargadas y relativamente estrechas.
La transición al complejo Folsom tuvo lugar quizá en menos de 100 años Puede que el cambio medioambiental junto con la extinción de los mamuts obligara a un cambio en el modo de vida. Se ha especulado con la relación entre la caída de un meteorito y el evento climático Younger Drias y la desaparición de la megafauna de América del Norte y de la tecnología Clovis (Petaev et al, 2013; Moore et al, 2017).

Conjunto Clovis de East Wenatchee Cache Site

Culturas del Este

David G. Anderson, Ashley M. Smallwood y  D. Shane Miller (2015) resumen el estado actual de la arqueología paleoindia en el sureste de USA.
  • Pre-Clovis o Paleoindio Temprano (hace > 13.250 años cal) 
    • Punta Miller.
      • Punta lanceolada no acanalada, hallada por primera vez en el abrigo Meadowcroft, Pennsylvania en el Estrato IIa cuyas fronteras fueron datadas por radiocarbono en hace 13.375 ± 988 años cal y 15.389 ± 1,219 años cal. Las dataciones son dudosas.
    • Punta Cactus Hill
      • Punta triangular. Debe su nombre al yacimiento de Cactus Hill, Virginia, donde se hallaron dos ejemplares. Dos muestras de carbón asociadas interpretadas como restos de hogares fueron datadas en hace 18.308 ± 112 años cal y 20.428 ± 95 años cal (Feathers et al, 2006; McAvoy y McAvoy, 1997). Las dataciones son dudosas.
  • Clovis o Paleoindio Medio (hace ca 13.250-12.850 años cal; Waters y Stafford, 2007).
    • Disponemos de amplias evidencias de asentamientos humanos, aunque no se conoce la forma en que se extendió la cultura Clovis y las fechas fiables son escasas. La mayoría de los hallazgos vienen de contextos de superficie. Sólo en raras ocasiones se han encontrado grandes conjuntos en el contexto de excavación, por lo general relacionados con canteras, en los que la mayor parte del material recuperado está constituido por desechos de talla. A diferencia del oeste de USA, hay poca evidencia de matanza de megafauna o cachés líticos. Salvo en el norte de la región, los raspadores con mango son poco frecuentes. También es rara la evidencia de estructuras. Los restos de actividad disminuyen a medida que aumenta la distancia a las fuentes de materia prima de forma que las macrobandas dominaban un espacio hasta 300 km de las mismas.
    • Johnson en Nashville, Tennessee es el yacimiento más antiguo, aunque las dataciones son dudosas (Broster et al, 2013).
    • Cactus Hill en Virginia ofrece la única datación ampliamente aceptada: hace 12.786 ± 55 años cal (McAvoy y McAvoy 1997; Wagner y McAvoy 2004).
    • Una varilla de marfil de Sloth Hole, Florida produjo una datación de hace 12.913 ± 74 años cal (Hemmings, 2004, 2005).
    • Wittke et al (2013) y Goodyear (2013) han informado de una datación asociada con los depósitos Clovis de Topper en Carolina del Sur de hace 12.837 ± 79 años cal, pero el contexto de la fecha no se ha publicado con amplitud.
  • Post-Clovis o Paleoindio Tardío (hace ca 12.850-11.700 años cal, coincidiendo con el Dryas Reciente; Bousman y Vierra, 2012; Fiedel, 2015; Walker et al, 2009).
    • Se produce un gran cambio climático y cultural, con grandes extinciones y reubicaciones de flora y fauna, transgresiones marinas y reversiones, y cambios en los regímenes fluviales. La regionalización cultural había comenzado en el Paleoindio Medio (Smallwood 2012; Smith et al 2015; Thulman 2006), y es muy evidente en el Paleoindio Tardío, representada por un aumento en el número y diversidad de los tipos de puntas estriadas y no acanaladas. Se desconoce la causa de esta variación.
    • Disminuye el número de yacimientos y hallazgos, lo que se interpreta como una reorganización o disminución de la población, especialmente en el norte de Alabama y el sur de Virginia. Las extinciones de la megafauna habrían dado lugar a cambios en la dieta y a su vez en la tecnología, con aumento de formas entalladas y reafiladas, tal vez relacionadas con la caza menor.
    • El inicio del periodo está representado por formas de punta Cumberland y Redstone, derivadas de la punta Clovis (Goodyear 2006, 2010) y ocasionalmente, tipos de las llanuras, similares a Folsom. Goodyear (2006) propone que el uso de la percusión indirecta permitió un mayor control del acanalamiento y que las puntas fueron diseñadas para penetrar, mientras que las Clovis estaban pensadas para cortar, un diferente propósito funcional que se asocia con cambios en las comunidades de fauna. Los yacimientos correspondientes no se han fechado con seguridad.
      • Cumberland
        • El canal se extiende desde la base hasta la punta, con una cintura de enmangamiento y una base ligeramente cóncava. Los bordes se caracterizan por su talla fina por presión marginal (Lewis, 1954). Gramly (2008, 2009, 2012), sostiene que el tipo Cumberland es pre-Clovis. Aparece en el Medio Sur.
      • Redstone
        • Puntas triangulares grandes y medianas con concavidades basales profundas y largos canales múltiples en ambas caras, aunque a veces son cortos; la hoja es recta y termina con una punta distal aguda (Daniel y Goodyear, 2006; Goodyear 2006; Mahan 1964). Aparece en la parte oriental del sudeste de USA.
      • Las puntas Folsom aparecen al este, hasta Illinois e Indiana (Munson 1990). Similares a Folsom:
        • Sedgwick, en Arkansas (Morse y Morse, 1983).
        • Barnes en el Medio Oeste.
        • Northumberland en Pennsylvania.
        • Michaud-Neponset en Nueva Inglaterra y marítimas.
      • En algún momento durante la primera parte del Paleoindio Tardío, desaparecen los acanalamientos en todo el sudeste y la variación morfológica aumenta, incluyendo los tipos:
        • Beaver Lake y Quad en todo el sudeste.
        • Arkabutla, Coldwater, y Hinds en Mississippi.
        • San Patrice principalmente en el trans-Mississippi al sur de Luisiana y zonas adyacentes.
        • Suwannee en Florida y la llanura costera de Georgia y Carolina del Sur.
      • Este reemplazo sólo se ha insinuado estratigráficamente en unos pocos yacimientos, en particular Dust Cave in Alabama (Driskell 1994; Sherwood et al, 2004), Hester en Mississippi (Brookes, 1979), y Silver Springs en Florida (Dunbar 2006c; Neill 1958). En Dust Cave se hallaron componentes Quad y Beaver Lake por debajo de componentes Dalton (Driskell 1994; Sherwood et al, 2004).
    • La datación de las puntas Dalton es incierta, pero parece abarcar la parte más tardía del Dryas Reciente y posiblemente el Holoceno temprano (Driskell et al 2012; Ellis et al, 1998; Goodyear 1982; Lopinot et al 1998, 2000; Miller y Gingerich, 2013a , 2013b; Morse 1997b ;Morse et al, 1996). Bradley (1997) ha argumentado la posibilidad de que las puntas Dalton apareciesen antes, evolucionando directamente de Clovis en el valle del Mississippi central, donde se han observado acanalamientos en algunas puntas de Sloan en Arkansas noreste. Las puntas Dalton se han recuperado en grandes cantidades en todo el sudeste de USA, salvo en Florida, donde son sustituidas por las puntas Suwannee y formas similares (Dunbar 2006c. Dunbar y Hemmings, 2004. Se han propuesto modelos de asentamiento y subsistencia de las poblaciones Dalton con movimiento desde bases centrales hacia sitios con actividades especiales (incluidas las canteras), y cementerios alejados de los sitios residenciales (Morse 1971, 1973, 1975a; Morse y Morse 1983; Gillam, 1996a, 1999). Se observa la explotación de una amplia gama de flora y fauna, con énfasis en la caza de ciervos de cola blanca (Goodyear 1974; Morse 1971, 1973, 1997a , 1997b). Debido a la gran cantidad de sitios y a las características inusuales observadas en algunos de ellos, puede hablarse de un florecimiento cultural en el Valle Central del Mississippi. Sitios como Lace y Brand, parecen haber sido lugares de asentamiento prolongado, mientras que en Sloan han aparecido cementerios señalizados, denotando posible territorialidad o el control de ciertas áreas o recursos (Kelly 2013). Las puntas Sloan son grandes bifaces que reflejan algún tipo de ceremonialismo y aparecen solas y en cachés en el Valle Central del Mississippi. Walthall y Koldehoff (1998) proponen la existencia de una red ceremonial o de interacción entre los pueblos de la zona y Anderson (2002) y Sassaman (2010) una compleja sociedad de cazadores-recolectores.
    • Para la fase media del Dryas Reciente y la transición al Holoceno temprano, hay fechas disponibles probablemente debido al aumento de uso de cuevas y abrigos rocosos, que proporcionan un mejor contexto para la preservación.
      • Dust Cave es el yacimiento clave para el establecimiento de la relación cronológica entre Quad / Beaver Lake, Dalton, y puntas tempranas con muescas laterales (Sherwood et al, 2004), demostrando que las puntas con muescas se extienden durante el límite entre el Dryas Reciente y el Holoceno.
      • En Smith Mountain, Virginia (Childress y Blanton, 1997) se recuperó un bifaz tipo Plano. Una muestra de carbón produjo una fecha de hace 11.790 ± 165 años cal.

Complejo Goshem

11-10,5 ka.
George Frison e Irwin-Williams han sugerido que puede ser una cultura de transición entre Clovis y Folsom.
·         A favor de este planemiento está el descubrimiento en el yacimiento de Hell Gap (Wyoming) por debajo de un nivel Folsom, al igual que en Mill Iron (Montana) y Carter/Kerr-McGee (Wyoming).
·         En contra, es difícil explicar por qué se pasó  de puntas ligeramente acanaladas tipo Clovis a las no acanaladas para volver otra vez a las acanaladas tipo Folsom.
Las puntas Goshem son puntas Clovis sin acanalamiento. Puede que constituyan una simple variante no acanalada.
Ejemplos de puntas lanceoladas de Norteamérica: (a) Clovis (Logan Co., Kentucky); (b) Dalton (Lyon Co., Kentucky); (c) Folsom (Roosevelt Co., New Mexico); (d) Cumberland (Colbert Co., Alabama); (e) Gainey/Bull Brook (Essex Co., Massachusetts); (f) Crowfield (Addison Co., Vermont)



Hallazgos de puntas Folsom. Amick, 2016.

Complejo Folsom

10,9-10,2 ka.
Desde las Montañas Rocosas a las Grandes Llanuras y desde Dakota del Norte al norte de México. En el Lejano Oeste, esta tradición es coetánea de la Western Stemmed Point Tradition.
El primer descubrimiento fue realizado en 1908 por George McJunkin cerca de Folsom (Nuevo México).
Otro yacimiento importante es Lindenmeier (norte de Colorado), datado en 10.660 años. Excavado en los años 30 y estudiado nuevamente en los 70. Campamento base. Aparecieron instrumentos líticos de obsidiana de una fuente a 560 km al noroeste. Se localizaron numerosas agujas de hueso.
Más yacimientos: Indian Creek (Montana), Cooper (Oklahoma) y 12 Mile Creek (Kansas).
Además de puntas, en los yacimientos aparecen lascas, cuchillos bifaciales muy delgados, perforadores, raspadores, raederas, choppers, piedras abrasivas, pigmentos y piedras para machacar pigmentos.
Por lo general, las puntas Folsom son más pequeñas que las Clovis, tienen la base cóncava y cuentan con un acanalado más extenso, que se aproxima al extremo final del artefacto. Son objetos de excepcional calidad técnica, fabricados con excelente materia prima, de grano muy fino.
El canal que presentan las puntas Folsom se obtuvo, según Donald Crabtree, desgajando las lascas presionándolas hacia abajo con una muleta en forma de T apoyada contra el pecho. La punta de la muleta se presiona en el punto exacto del núcleo mientras se sujeta éste con firmeza. La mejora funcional con respecto a las Clovis, es objeto de discusión.
Extinguido el mamut, los Folsom cazaban bisontes, de mayor tamaño que los actuales. Hay evidencias de matanzas sistemáticas en Stewart’s Cattle Guard (sur de Colorado) y Agate Basin (Wyoming). Hay indicios de que los excedentes se congelaban. Además del bisonte, los Folson explotaban los recursos de forma generalista. Se han encontado hogares con restos de ceniza. Es posible que utilizaran tiendas similares a las de los nativos recientes. Los campamentos estaban situados en lugares altos, buenos puntos de observación.

Puntas Clovis y Folsom

Tradición Plano

10,2-8 ka.
La tradición incluye varios tipos de punta, con diferencias regionales y temporales.
El cambio de Folsom a Plano parece que fue bastante abrupto.
El animal más cazado continúa siendo el bisonte, y las estrategias de caza son similares a las del Complejo Folsom, aprovechando la topología del terreno para crear trampas naturales, sin descartar la utilización de vallados de troncos. Es posible que se congelasen o ahumasen los excedentes. También hay evidencias de piedras de moler, por lo que además de la caza podemos suponer estrategias de recolección.
Quiza fueron cambios en los patrones de asentamiento a lo largo del flanco este de las Montañas Rocosas los que dieron lugar a la Tradición Arcaica que aparece en las regiones áridas del oeste y en los bosques orientales de Norteamérica, ligada a estrategias de caza oportunista de pequeños mamíferos y recolección y menos dependiente del bisonte.
La Tradición Plano desapareció coincidiendo con un cambio climático que dio lugar a un aumento de la sequía (periodo Altitermal). Terminó así la época de las grandes cacerías comunales. La disminución de recursos conllevó la de la de la población. Pero la escasez de yacimientos puede deberse también a la gran erosión que caracteriza ese periodo.

Yacimientos:
  • North Fork, Kelly Forks, Clearwater River. Se hallaron 19 puntas, la más antigua datada en 11 ka. El asentamiento fue usado de forma regular por los antiguos cazadores-recolectores, principalmente para la fabricación de herramientas y procesamiento. Se ha comprobado el uso de herramientas para el procesamiento de conejos.

Complejo Plainview

10-8 ka.
En las grandes llanuras del sur.
Son equiparables a las puntas Goshem.
Recibe su nombre del yacimiento de Texas excavado en 1944.
Las puntas Plainview son lanceoladas con base cóncava, similares a las Folsom pero sin acanaladura
Para Hofman y Graham (1998) pudo ser una fase intermedia entre el Complejo Folsom y el Complejo Cody.

En el yacimiento Olsen-Chubbock (Colorado), datado en 10,15 ka, excavado entre 1958-60 por Joe Ben Wheat aparecieron restos de 190 bisontes asociados a 27 puntas además de otros artefactos. Muchos animales no fueron consumidos. Se calcula que en la matanza y consumo estuvieron implicadas 150-200 personas. Las puntas son de dos tipos, por lo que es posible que participasen don bandas.
·         Puntas Firstview, lanceoladas, con base recta.
·         Puntas San Jon.

Culturas de las Grandes Llanuras del Norte

Incluye los complejos:
·         Agate Basin. 10,5-10 ka. Puntas lanceoladas, alargadas, con un ligero estrechamiento en la zona proximal. Más estrechas y largas que las puntas Clovis y Folsom. En Agate Basin estas puntas aparecieron por encima de un nivel Folsom. Se hallaron puntas similares en Packard (noreste de Oklahoma) y en Canadá. Para Stanford, pudo tener su origen en el Lejano Oeste ya que es allí donde aparecen antes puntas similares. También es posible que proceda del complejo Denali. En el enterramiento de Gordon Creek (norte de Colorado) aparecieron restos humanos y artefactos cubiertos de ocre rojo, lo que podría implicar algún tipo de ritual relacionado con la muerte.
·         Hell Gap. 10,2-9,5 ka. Recibe su nombre del yacimiento del sureste de Wyoming. Parece un desarrollo del Agate Basin. Las puntas son más estrechas en la parte mesial proximal y tienen una morfología algo más ovoide que las Agate. El yacimiento de Jones-Miller (noreste de Colorado) ha sido interpretado como un lugar de matanza de bisontes. Para Stanford, algunos hallazgos sugieren rituales asociados a matanzas comunales. En Casper (Wyoming) fueron cazados 100 bisontes.
·        Alberta. 9,8-9,2 ka. Reconocido por primera vez en el sur de Alberta. Puntas con pedúnculo. El yacimiento de Horner (noroeste de Wyoming) ofrece puntas de tipo Cody y de tipo Alberta, por lo que ha sido interpretado como una transición entre ambos complejos. En Hudson Meng (Nebraska) se localizaron restos como mínimo de 500 bisontes asociados a 21 puntas de tipo Alberta y a algún cuchillo de tipo Cody.
·        Cody.9,5-8,4 ka. Identificado a partir de los hallazgos en Horner (noroeste de Wyoming). Para Dixon, este complejo evolucionó a partir del Alberta. Algunos autores sugieren una conexión con el Complejo Plainview. Puntas alargadas y muy estrechas, cuya zona proximal es ligeramente más estrecha. Mucha variabilidad. Los tipos de puntas más significativos son:
o    Las puntas Eden (yacimiento al oeste de Wyoming)
o    Puntas Scottsbluff (yacimiento al oeste de Nebraska)

Paleoindios de América Central y del Sur.

Cazadores de grandes mamíferos, posiblemente incrementaron la proporción de caza menor al desaparecer la megafauna pleistocénica. Hay evidencias de una rápida domesticación del perro. Después de hace 11 ka los vegetales adquirieron mayor relevancia en la alimentación. En muchos casos, se practicaba la trashumancia. En las zonas costeras se explotan los recursos marinos de forma especializada.
La ocupación humana debió tener lugar mucho antes de la época Clovis.
Se observa una gran variedad en la morfología de las herramientas líticas. Schöbinger (1988) distingue dos etapas y una época transición:

PROTOLÍTICO, LÍTICO INFERIOR O ESTADIO PRE-PUNTAS DE PROYECTIL.

Industrias de guijarros y lascas.
Noreste y este de Brasil.

Tradición Itaparica

El primer asentamiento denso en el centro y el noreste de Brasil comenzó hace ca 13 ka cal y se conoce como "Tradición Itaparica", definido tipológicamente por la presencia de raederas, raspadores carenados y limaces en forma de largas lascas con retoque unifacial, si bien su proporción en los conjuntos es muy variable. Los limaces son grandes artefactos unifaciales simétricos a lo largo del eje longitudinal. Este tecnocomplejo persistió más en el noroeste que en el centro (Antoine Lourdeau, 2015)
  • La evidencia más antigua se encuentra en Lapa do Boquete, Minas Gerais (14-8,5 ka; Fogaça 2001; Prous 1991; Rodet 2006). 
  • En la parte norte de Minas Gerais, varios abrigos rocosos parecen industrias similares datadas entre 13-9 ka cal:
    • Lapa dos Bichos (Kipnis 1998; Rodet 2006).
    • Lapa do Dragão (Prous et al. 1996/97)
    • Lapa do Boqueirão Soberbo (Menezes, 2000)
    • Lapa do Gentio II
    • Lapa da Foice I (Dias Jr 1976/77, 1978/79/80, 1991).
  • Serranópolis, en el sureste de Goiás, es la región con yacimientos más ricos y mejor documentados, datados entre ca 12,5-9,5 ka cal.
    • GO-JA-01 es un vasto refugio en una pared de piedra arenisca, excavado entre 1975 y 1980 por P. I. Schmitz y A. S. Barbosa (Schmitz et al, 1989, 2004). El principal sector de excavación tiene una superficie de 40 m² y una profundidad de casi 2 m. Este trabajo reveló una secuencia estratigráfica de 17 niveles. Los conjuntos con artefactos unifaciales están presentes sólo en las capas más bajas (estratos F a Q) datados entre 12,500-10 ka cal. Estos estratos produjeron casi 40.000 restos líticos, incluyendo 517 instrumentos y 27 núcleos. La materia prima utilizada es una arenisca silicificada de grano fino obtenida en los alrededores del refugio. También se encontraron algunos artefactos de sílex.
      • Los artefactos corresponden a un concepto técnico novedoso, basado en principios estructurales, productivos y funcionales únicos y forman parte de un sistema que se completa con otras herramientas.
      • Se han recuperado 377 artefactos unifaciales alargados y simétricos longitudinalmente.
        • La cara ventral es plana y no fue modificada por la formación de escamas. 
        • El relieve de la otra se puede clasificar en tres categorías de perfiles:
          • Perfiles simétricos con espesor constante a lo largo del artefacto.
          • Perfiles simétricos con espesor máximo en el centro del artefacto.
          • Perfiles asimétricos, con una mitad claramente más gruesa que la otra. 
        • La sección transversal puede ser triangular, trapezoidal, o semicircular.
        • Se observa la presencia sistemática de una unidad transformativa en uno de los extremos de la estructura. Es simétrica a lo largo del eje longitudinal y, a menudo se preparó con especial cuidado.
        • Es abundante la evidencia de reafilado.
      • Se recuperaron además 123 lascas obtenidas de forma unidireccional por el método bipolar, configuradas predominantemente para agarre lateral.
      • Los conjuntos en Toca do Boqueirão da Pedra Furada y Toca do Pica-Pau muestran características muy similares, con excepción de la presencia de herramientas de canto rodado, totalmente ausentes en GO-JA-01. Aunque esto refleja un modo diferente para la producción de herramientas, las estructuras resultantes son coincidentes.
    • GO-JA-02
    • GO-JA-03
    • GO-JA-14
    • GO-JA-26
  • En el valle medio del río Tocantins, las conformaciones unifaciales también están bien representadas en varios sitios al aire libre fechadados entre ca 12,5-10 ka cal: 
    • Miracema I y II
    • Lajeado 18
    • Mares 2
    • Capivara 5
  • En los estados de Mato Grosso y Mato Grosso do Sul, algunos conjuntos contienen artefactos unifaciales, incluyendo:
    • El abrigo rocoso MS-PA-02, con conjuntos datados entre 12,5-12 ka cal (Veroneze 1992).
    • El abrigo rocoso MT-SL-31, fechadado hace ca 12 ka (Wüst y Vaz 1998).
    • Los niveles intermedios de Santa Elina, donde la conformación unifacial se asocia con el periodo comprendido entre 9-8 ka cal (Vilhena Vialou, 2005), una fecha especialmente reciente en comparación con las publicadas para el centro de Brasil.
  • En el sudeste de Piauí:
    • Niveles intermedios en Toca do Boqueirão da Pedra Furada (Parenti 2001). Situado en Coronel José Dias, este gran refugio de piedra al pie de un acantilado de arenisca fue excavado desde 1978 hasta 1988 por N. Guidon y F. Parenti. La excavación se extendió a través de una gran superficie de unos 900 m² con una profundidad de más de 4 m. La estratigrafía no es uniforme. La fase Serra Talhada 1 se ha datado entre 12,5-9 ka cal y se compone de 956 artefactos de pedernal, cuarzo y cuarcita de las proximidades, incluyendo 111 instrumentos y 44 núcleos.
    • Toca do Sítio do Meio (Melo 2007)
    • Los niveles más bajos en Toca do Pica-Pau, João Costa (Guidon et al, 2007; Lourdeau 2010) refugio a unos 25 metros de Toca do Boqueirão da Pedra Furada. Fue excavado en 2005 por N. Guidon, cubriendo un área de 15 × 5 m, con una profundidad de más de 4 m. Se halló una única capa arqueológica densa datada entre 9,5-8 ka cal con más de 1.500 artefactos líticos de cuarcita, arenisca silicificada, y pedernal, incluyendo 33 herramientas y 22 núcleos.
    • Toca dos Coqueiros (Guidon et al, 1998).
    • Toca do Bojo I (Guidon 1978/79/80, 1981)
    • Toca do Baixão do Perna I (Guidon 1989; Melo 1994).
    • Toca do João Leite (Guidon et al, 2009).
  • En Pernambuco:
    • Gruta do Padre (Martin 1998; Martin y Rocha 1990; Martin et al, 1986).
    • Pedra do Caboclo.
    • Cha do Caboclo (Laroche 1970, 1975; Laroche et al 1977).
En el noroeste, junto con los conjuntos unifaciales, conviven otros sin esta característica. Se desconoce si esto es debido a la existencia de grupos diferenciados (explicación cultural) o a usos específicos (explicación funcional).
  • Furna do Estrago. (Lima 1985, 1991; Santos 2006).
  • Justino (Jerónimo y Cisneiro 1997; Vergne, 2005).
  • Abrigo do Pilão (Bryan y Gruhn, 1993)
  • Pedra do Alexandre (Martin 1995-1996, 1996).
  • Toca do Paraguaio (Arnaud et al, 1984; Guidon 1981, 1985).
  • Toca Nova do Inharé (Guidon et al, 2007).
  • Cerca Grande VI (Hurt 1986; Hurt y Blasi 1969; Neves et al, 2004).
Lagoa Santa, en el sur de Minas Gerais es la única región en el centro de Brasil sin industrias unifaciales, con reducción por técnicas unipolares o bipolares sobre yunque con retocado raro.
  • Lapa do Sumidouro (Bueno, 2012).
  • Lapa das Boleiras (Araujo y Neves 2010; Araujo et al, 2008; Bueno 2012; Hurt y Blasi, 1969; Pugliese 2007).
  • Lapa do Santo (Bueno 2012; Pugliese 2007), fechado entre ca. 12-9 ka cal.
Principales yacimientos del centro y norte de Brasil, anteriores a hace 8 ka cal.
Los círculos negros indican sitios donde al menos una capa proporcionó artefactos unifaciales.
(1) Santa Elina.
(2) MT-SL-31 (Mato Grosso).
(3) GO-JA-01.
(4) GO-JA-02.
(5) GO-JA-03.
(6) GO-JA-14.
(7) GO-JA-26 (Goiás).
(8) MS-PA-02 (Mato Grosso do Sul).
(9) Lapa do Gentio II.
(10) Lapa da Foice I.
(11) Lapa do Dragão.
(12) Lapa do Boquete.
(13) Lapa do Bichos.
(14) Lapa do Boqueirão Soberbo.
(15) Lapa Pequena.
(16) Santana do Riacho-
(17) Lapa Vermelha IV.
(18) Cerca Grande VI.
(19) Lapa das Boleiras.
(20) Lapa do Santo (Minas Gerais).
(21) Abrigo do Pilão (Bahia).
(22) Toca do Boqueirão da Pedra Furada.
(23) Toca do Pica-Pau.
(24) Toca do Sítio do Meio.
(25) Toca do Bojo I.
(26) Toca do Baixão do Perna I.
(27) Toca dos Coqueiros.
(28) Toca da Baixa das Cabaceiras.
(29) Toca da Cerca do Elias.
(30) Toca do João Leite.
(31) Toca do Pau Dóia.
(32) Toca do Paraguaio.
(33) Toca Nova do Inharé (Piauí).
(34) Miracema 1.
(35) Miracema 2.
(36) Lajeado 18.
(37) Mares 2.
(38) Capivara 5 (Tocantins).
(39) Justino (Sergipe).
(40) Gruta do Padre.
(41) Furna do Estrago.
(42) Pedra do Caboclo.
(43) Chã do Caboclo (Pernambuco).
(44) Pedra do Alexandre.
(45) Mirador (Rio Grande do Norte).
(46) Lapa do Sumidouro.
(47) Vale da Pedra Furada.
(48) Toca da Tira Peia.

TRANSICIÓN

Comprende los yacimientos entre 13-11 ka con puntas triangulares o levemente amigdaloides. Se han encontrado puntas en yacimientos de Centroamérica (Fell en Panamá, Turrialba en Costa Rica) que podrían confirmar el nexo con las puntas Clovis, pero estos yacimientos son de difícil datación.
Yacimientos de Los Toldos, El Ceibo y Río Pinturas II y III (Patagonia). Además de industria lítica, aparece arte rupestre de puntos y elementos geométricos simples, figuras de guanacos con cazadores esquematizados y manos en negativo.
El fuerte parecido entre los hallazgos de Costa Rica y Patagonia indica una rápida ocupación humana (Fiedel).

INDUSTRIA PALEOINDIA, MILÍTICA O CENOLÍTICA.

El rasgo característico es la existencia de puntas de proyectil, acanaladas, relacionadas con las puntas Clovis, en forma de cola de pescado. A diferencia de las norteamericanas, tienen cuerpos gruesos con pedúnculos marcadamente diferenciados que abarcan 1/3 de la longitud total de la pieza. Suelen tener 4-6,5 cm. La acanaladura aparece a veces solo en una cara. Los hallazgos se concentran en dos zonas:
  • Oeste: Yacimientos de Cueva Fell (Chile) y El Inga (Ecuador).
  • Este y sur de Brasil, Uruguay, Argentina y Patagonia.
El trabajo en Cerro del Burro y Urupez (Meneghin 1977, 2004) ha proporcionado dataciones de radiocarbono de hace 11.690 ± 80 y 10 690 ± 60 años 14C (Meneghin 2004, 2006) en conjuntos asociados con puntas de cola de pescado. La segunda fecha es más fiable que la primera, ya que está en el rango cronológico de los puntos de cola de pescado a nivel regional.

Las puntas de cola de pescado muestran dos variantes principales (Suárez 2001, 2006).
  • El estilo clásico, con un tallo marcado y hombros redondeados (ángulo del hombro-tallo entre 120º-160°).
  • Otra variante, con hombros muy marcados (ángulo entre 90°-110°).
Funcionalmente las puntas de cola de pescado se han atribuido a la caza de armas o proyectiles (Flegenheimer et al 2013; Nami 2007; Politis 1991; Suárez, 2003a), pero el menor poder de penetración de una punta ancha y la asimetría en algunos artefactos indican que estaban en el final de su uso y sugieren que fueron reciclados para su uso como cuchillos (Suárez, 2006). La evidencia reciente de Uruguay sugiere que algunos artefactos, de más de 100 mm de largo, fueron diseñados para ser parte de una tecnología versátil (Suárez, 2015)

Grupo y Horizonte Andino de Puntas Lanceoladas o Foliáceas.

11-6 ka.
Se caracteriza por puntas sin acanaladura, con aristas denticuladas y generalmente bifaciales. La fase ancestral podría ser la industria de El Jobo (oriente venezolano)
Se hallado también numerosos enterramientos y pinturas rupestres reveladoras de la importancia de la caza.
Schöbinger distingue dos grupos:
  • Complejo Paiján. 11-10 ka. Localizado en la costa norte y central de Perú con posibles ramificaciones en la sierra ecuatoriana. Caracterizado por puntas pedunculadas.
  • Complejo surandino de Tuina-Inca Cueva 4. 10,8-9 ka. Puntas triangulares delgadas, de tamaño mediano a pequeño. Pinturas rupestres geométricas.

Puntas Saladillo

Variante con retoque unifacial.

Complejo Tigre

El complejo cultural Tigre aparece entre hace 12.552-11.213 años cal en los primeros componentes de Pay Paso 1, los niveles antiguos de K87 y en Laguna Canosa con una cronología radiocarbónica similar. El kit de herramientas incluye puntas de proyectil con tallo, bifaces ovalados y asimétricos de tamaño mediano, probablemente usados como herramientas de corte, grandes preformas, hojitas de corte y una variedad de raederas. Pay Paso 1 se encuentra en las riveras del Cuareim; K87 y Laguna Canosa, en las llanuras del río Uruguay (Suárez, 2015).
  • La punta Tigre (Suárez 2011a) tiene un tallo ancho con lados rectos o ligeramente convexos, los hombros con muescas muy pronunciadas (ángulo ca 70-90°), una cuchilla triangular, una base convexa por retoque, adelgazamiento bifacial completo, y abrasión en los bordes del tallo. Se han hallado decenas de puntas Tigre en contextos de superficie, en Uruguay. Es importante tener en cuenta que los fabricantes de puntas de cola de pescado de Uruguay no utilizaron madera silicificada, pero sí lo hicieron los de puntas Tigre.

Complejo Pay Paso

El complejo cultural Pay Paso aparece en el Componente 3 de Pay Paso y en K87 por encima del complejo Tigre (entre 11.081-11.024 años cal). Se recuperaron puntas Pay Paso también en otros sitios arqueológicos a lo largo de los cursos medios de los ríos Uruguay y Cuareim. Estos tipos de puntas aparecen asimismo en las colecciones arqueológicas del curso medio del río Negro y en los valles del río Tacuarembó Grande. Además de las puntas, son características las hojitas y los raspadores (Suárez, 2015).
  • La punta Pay Paso se caracteriza por un tallo corto, profundamente cóncavo en su base, bordes cóncavos divergentes en expansión hacia la base, abrasión de los bordes del tallo, hoja con bordes convexos o rectos, retoque laminar regular de la hoja, y adelgazamiento basal muy cuidadoso del vástago con cicatrices de escamas triangulares y cortas.

El antepasado más reciente de los Hominini

Reconstrucción mediante optimización de máxima verosimilitud de los estados ancestrales de los caracteres seleccionados. Las áreas de los gráficos circulares muestran el apoyo relativo de los estados ancestrales individuales. Los estados ancestrales con apoyo significativo se señalan con un asterisco. 
Caracteres seleccionados:
1 = duración de la gestación (blanco = 5-6 meses, azul claro = 6-7 meses, verde = 7-8 meses, negro => 8 meses)
2 = intervalo entre nacimientos (blanco = 1-3 años, azul claro = 3-5 años, azul oscuro = 5-7 años, 6-8 años = naranja, negro => 8 años)
3 = estrategia de apareamiento del macho (blanco = posesivo, verde = compañerismo (consortship), negro = oportunista)
4 = éxito de la paternidad de machos de alto rango, dentro del endogrupo (blanco = alta ( 100-81% ), azul oscuro = limitada ( 80-41% ), negro = baja (menos del 40% )
5 = tamaño de los testículos (blanco = pequeño, azul claro = medio, verde = grande, negro = muy grande)
6 = duración de las penetraciones (blanco = breves (<20 s), azul oscuro = breves ( <1 min), verde = prolongadas (> 1,5 min), negro = prolongadas (> 5 min))
7 = infanticidio masculino dirigido (blanco = ausente, azul claro = raro, verde = ocasional, negro = frecuente)
8 = cuidado paternal: interacciones hombre-niño (blanco = prácticamente ninguna interacción hombre-niño, azul oscuro = afiliación ocasional, negro = cuidado paternal sustancial, gris = desconocidos o inaplicables)
9 = uso de herramientas (blanco = ausente, azul claro = simple, verde = sofisticado, negro = elaborado, gris = desconocido o inaplicable).
Los estudios de Diogo, Molnar y Wood (2017) confirman que los bonobos han permanecido en una larga estasis y proporcionan un modelo para inferir la morfología del antepasado más reciente de los Hominini.

Para Tim D. White et al (2015)Ardipithecus proporciona fuerte evidencia para inferir que el ancestro común más reciente (LCA) a Homo Pan era un simio africano poco especializado.
  • Probablemente de cuerpo grande.
    • El grado de dimorfismo sexual probablemente fuese mayor que en los chimpancés, pero inferior que en los gorilas y con tendencia a disminuir a lo largo de los milenios.
  • Combinando una columna vertebral invaginada dentro de un tórax aplanado con una movilidad mejorada del hombro una extensión del codo similar a la de los simios actuales y un cubital retraído en la muñeca, pero sin alargamiento en las extremidades anteriores y careciendo de especializaciones relacionadas con la trepa arbórea.
    • Según Young et al (2015) el modelo más parsimonioso para la evolución de la forma del hombro en los Hominini comienza con un estado ancestral de simio africano (Amécija, 2016).
    • Para Green et al (2016), la escápula se parecería a la de un gorila. Homo retuvo esta morfología mientras que la escápula del chimpancé es más derivada.
  • El pie mantendría muchas estructuras primitivas relacionadas con la flexión plantar para la propulsión, pero probablemente también características plantígradas evolucionadas, como el golpe de talón.
    • Probablemente caminó en cuatro patas como los monos actuales, pero apoyándose en las palmas en lugar de en los nudillos delanteros.
  • Carecía de las adaptaciones en la mano para el agarre peculiares de los simios africanos actuales.
    • Al igual que los simios del Mioceno, tendría las manos más pequeñas y más cortas que las de los chimpancés modernos, con los dedos rectos.
    • Según Sergio Almécija et al (2012; 2015) el pulgar largo es una característica primitiva y por tanto no está relacionada con una capacidad reciente de manipulación; fueron los simios los que más evolucionaron alargando los otros dedos y acortando el pulgar. 
Estudios dentales sugieren una dieta de frutas maduras en consonancia con un esmalte relativamente delgado en los poscaninos.

Andrews (2016) argumenta "que el último ancestro común de los chimpancés y los humanos fue un ortógrado incipiente y no suspensorio". A. ramidus retiene muchos caracteres presentes en los simios del Mioceno. La morfología de los actuales simios africanos es altamente derivada, mientras que, por el contrario, Orrorin tugenensis y Ardipithecus kadabba comparten muchos rasgos primitivos con los simios fósiles del Mioceno que parecen ser primitivas retenciones de la ancestralidad más antigua. Andrews afirma que "la prevalencia de la postura erguida en todos los simios y humanos vivos es un fuerte indicio de que habría estado presente en el ancestro común de los simios y los humanos".
Sin embargo, argumenta que "el pulgar largo en Australopithecus afarensis es una retención y son los monos vivos los que han modificado las manos, reduciendo la longitud de sus pulgares mientras extienden el resto de la mano”.

Por el contrario, Begun (2016) atribuye un comportamiento suspensivo al último ancestro común. La hipótesis de que la ortogradía y el comportamiento suspensivo se desacoplaron en la evolución de los hominoideos, se propuso en la descripción e interpretación de la morfología de la mano de Pierolapithecus (Moya-Solá et al., 2004, 2005; Almécija et al., 2009; pero Begun y Ward, 2005), y ha estimulado la aplicación de nuevos enfoques analíticos (Deane y Begun, 2008, 2010; Alba et al, 2010) y morfológicos comparativos (por ejemplo, Russo y Williams, 2015).

Begun propone que el LCA caminaba apoyando los nudillos, como los panini y los gorilla, mientras que Andrews cita evidencias de la evolución independiente de los nudillos en los ambos linajes (por ejemplo, Kivell y Schmitt, 2009) y falta de morfologías de caminar con los nudillos en A. ramidus; (Lovejoy et al., 2009; White et al., 2015).

Domínguez-Rodrigo (1994) propone que el antepasado más reciente de los Hominini ocupaba un entorno forestal cerrado similar al hábitat de los pánidos. En este ambiente, las relaciones sociales se caracterizarían por la convivencia en grupos estables con las siguientes características:
  • Exogamia y patrilocalidad. 
  • Grupos de machos relacionados familiarmente. Coaliciones. 
  • Relaciones interpersonales relativamente complejas 
  • Poliginia, con tensiones entre los machos por el acceso a las hembras. 
A medida que los entornos se hacen más abiertos, la competencia por los recursos se incrementa al mismo tiempo que la agresividad intergrupal.

Adam van Arsdale: Anatomía humana y primate









Te puede interesar:

miércoles, 19 de diciembre de 2018

Secuencia estratigráfica de Olduvai

Formación de tufas en Olduvai
Situación de la Garganta de Olduvai
Olduvai, fue el punto de partida para situar el género Homo en el Plioceno y plantear una gran diversidad geográfica y morfológica de los ejemplares de australopitecinos robustos. Sin embargo el lecho I de Olduvai llega sólo hasta los 1,8 Ma; más lejos de esa fecha, el yacimiento contiene terrenos volcánicos sin ningún contenido fósil.

Louis Leakey dirigió su primera expedición en Olduvai en 1931 en busca de industria achelense, pero de forma inesperada halló una industria sin bifaces en las camas inferiores de Olduvai (Leakey et al., 1931), a la que denominó Olduviense (Leakey, 1936). Todos los estudios sobre la transición del Olduvaiense al Achelense, se basan en los estudios de Louis Leakey (p. ej. 1936, 1951) sobre Olduvai, el primer yacimiento con una secuencia estratigráfica que en la que aparecieron bifaces después de una tecnología de nucleo y lascas. El estudio de Mary Leakey's (1971; Olduvai Gorge. Volume 3) fijó el marco empírico, metodológico y conceptual de la transición Olduvaiense Achelenese. El Olduvai Geochronology Archaeology Project (OGAP) comenzó su trabajo de campo en Olduvai en 2008, con la finalidad de conseguir una mejor comprensión de la geología, cronología, paleoecología y arqueología de Olduvai Bed II.

Según Proffitt (2018), las diferencias tecnológicas entre el Olduvaiense clásico y el desarrollado A pueden atribuirse a la materia prima y al uso y no son lo suficientemente significativas para justificar la separación propuesta por Leakey (1971). De la Torre y Mora (2018a), a partir de los conjuntos de HWK EE, disienten de Proffitt aunque enfatizan la inconveniencia y baja habilidad mostrada en los métodos de reducción de núcleos en ambos periodos. Destacan la brevedad y discontinuidad de los procesos de talla de LCT y la ausencia de simetría en las formas planas y biconvexas. También enfatizan la existencia de patrones estandarizados, reglas técnicas y plantillas mentales que indican un comportamiento tecnológico estructurado durante el Achelense Temprano.
A partir de los conjuntos líticos de EF-HR y HWK EE, Arroyo y de la Torre (2018) concluyen que el Olduvaiense refleja un rango más amplio de tareas que el Achelense. Según McHenry y de la Torre (2018) los hominini del Olduvaiense Tardío de HWK EE seleccionaron preferentemente materias primas según la forma del positivo y la idoneidad de los ángulos naturales para la descamación, en lugar de basarse en la textura de la roca. En contraste, los hominini del Achelense Temprano de EF-HR preferían materias primas de alta calidad.
Las diferencias del conjunto olduvaiense de HWK EE con otros conjuntos anteriores en el tiempo no anuncian los cambios que se producirán en el Achelense (De la Torre y Mora ,2018a). Aproximadamente 300 ka después los conjuntos de EF-HR sugieren que hace ca 1,4 Ma, la producción de LCT fue un comportamiento usual con patrones procedimentales bien establecidos (de la Torre y Mora, 2018b), usando materias primas de alta calidad (McHenry y de la Torre, 2018) que permitieron sustanciales concentraciones de herramientas líticas en áreas particulares del paisaje (de la Torre y Wehr, 2018; de la Torre et al, 2018b).

Lecho II
Miembro superior
BK
Olduvaiense Desarrollado B.
TK
Achelense Inicial (LF) y Olduvaiense Desarrollado B (UF)
Miembro medio
SHK
Olduvaiense Desarrollado B.
MNK Main Site
Achelense Inicial
FC West
Olduvaiense Desarrollado B.
CK
Achelense Inicial
Elephant K
Achelense Inicial
EF-HR
Achelense Inicial
MNK Skull Site
Olduvaiense
FLK North Sandy Conglomerate
Olduvaiense Desarrollado A
HWK East Sandy Conglomerate
Olduvaiense Desarrollado A
Miembro inferior
FLK North Dinotherium Level
Indeterminado.
FLK North clay with root casts
Indeterminado.
HWK East, Level 2
Indeterminado.
Lecho I
Miembro superior
Superior
FLK North, Levels 6-1
Olduvaiense
Medio
FLK upper levels
Indeterminado.
FLK Zinjanthropus Floor
Olduvaiense
FLK NN Levels 1,2,3
Olduvaiense
Inferior
DK Levels 1,2,3
Olduvaiense
FLK NN Level 4
Indeterminado.

Los indicadores paleoclimáticos muestran una tendencia a la sequía en el nivel superior de Bed I, que dio lugar a las condiciones más áridas observadas en Bed II
  • Emily J. Beverly, Gail M. Ashley y Steven G. Driese (2014); Deocampo et al (2017) han identificado una hidrología fluctuante entre 1,81-1,79 Ma indicativa de un ciclo de precesión y consistente con los registros de la Garganta de Olduvai y de todo el este de África. En este intervalo temporal se produjeron las primeras migraciones de homínidos Out of Africa huyendo de un ambiente con escasez de agua, estacionalidad de precipitación anual y grandes variaciones en las precipitaciones debido a la precesión.
  • Esta hidrología en combinación con los cambios tectónicos, actuó como factor de dibujo para los homínidos y otros animales (Gail M. Ashley, Emily J. Beverly, Nancy E. Sikes y Steven G. Driese, 2014).
  • Doris Barboni (2014) ha integrado toda la información obtenida sobre la paleobotánica de Laetoli, Olduvai y Peninj. Los registros sugieren una vegetación similar a la actual. Las gramíneas de tipo C4 aparecen hace ~3,7 Ma y llegan a ser dominantes poco después (~3,66 Ma), probablemente en respuesta a la disminución de las precipitaciones. Hace ~2,6 Ma los pastos xerófilos C4 documentan una fuerte aridez durante el período de intensificación de la glaciación del hemisferio norte (~2,7-2,5 Ma). Después de 2 Ma, el registro de Olduvai indica patrones de vegetación complejos de pastizales, bosques cerrados, humedales y palmares vinculados a precipitaciones oscilantes, con variación en los niveles del lago. Cuando la variabilidad del clima húmedo-seco fue extrema en África Oriental (~1,9-1,7 Ma), los manantiales de agua dulce pueden haber ofrecido un refugio para varias especies, incluidos los homínidos.
  • A pesar de la competencia de los carnívoros, Charles P. Egeland (2014) muestra que otros factores como el agua, la cubierta de árboles, la tierra seca, y la disponibilidad de materias primas fueron más importantes para la selección de los lugares específicos en los que los homínidos llevaron a cabo sus actividades ya que las medidas de destrucción ósea no están relacionadas con los patrones de descarte lítico y carnicería.
  • Según Silvia Ascari (2016), el análisis isotópico de dientes y huesos de herbívoros y cocodrilos de Bed I y Bed II, refleja un ambiente seco que fue cambiando de un arbolado dominado por plantas C3 a un a pradera C4 más resistente a la sequía. Aunque el retorno a condiciones más humedas en Upper Bed II pudo propiciar la vuelta de plantas C3, los herbívoros retuvieron su dieta C4 (Uno et al, 2018; Rivals et al, 2018).
  • Johnson et al (2016) han examinado la malacofauna fósil de la garganta de Olduvai. Bed III conserva conchas fosilizadas de Chambardia wahlbergi, una especie de amplia distribución en las aguas dulces de África. Bed III se ha interpretado como una llanura de inundación periódica, mientras Bed II y Bed I indican la existencia de un lago alcalino salino con agua dulce únicamente en corrientes subterráneas.
  • Los taxones presentes de aves en Bed II Medio, apuntan a un paisaje más abierto y seco que en el nivel Inferior, con pastizales y expansión de bosques abiertos (Prassack et al, 2018).
  • Los fósiles de mamíferos en Bed II Medio, dominados por bóvidos y équidos, apoyan estudios anteriores sobre el predominio de hábitats de pastizales abiertos y estacionales en los márgenes de un lago alcalino. La diversidad de peces es baja y está dominada por cíclidos, lo que indica condiciones fuertemente salinas. La tafonomía de los conjuntos de peces indica niveles fluctuantes en los lagos con muerte masiva en piscinas de evaporación (Bibi et al, 2018).
    imagen a tamaño completo (341 K)
    Garganta de Olduvai y distribución de sitios. Domínguez-Rodrigo et al, 2017.
Higo.  2
Estratigrafía de Olduvai. Domínguez-Rodrigo et al, 2017.
Estratigrafía de Olduvai. Stanistreet et al, 2018.

 El registro de Olduvai

El registro de Bed II es un ejemplo particularmente significativo que sugiere que si queremos construir inferencias sólidas y significativas sobre las estrategias de vida de los homínidos, no podemos separar la tecnología de otros aspectos económicos, ecológicos, funcionales y regionales. Así, Alia N. Gurtov y Metin I. Eren (2014) han comprobado que los resultados experimentales son consistentes con la idea generalizada de que los homínidos del Paleolítico Inferior reconocían las diferencias en las propiedades físicas de los diferentes tipos de materia prima. En Olduvai, la reducción bipolar, que requiere poca o ninguna habilidad, se utiliza solo en el cuarzo y no sobre el basalto porque en aquel material el resultado es ventajoso.
  • DK; 1,88-1,85
    • Stanistreet et al (2018). Contiene una ocupación humana (probablemente homo habilis) que fue inundada. Los restos humanos, entre ellos el cráneo OH 24, fueron arrastrados y depositados por un flujo de lodo.
Higo.  2.
Estratigrafía de FLK. Arráiz et al (2017).
  • FLK Zinj (Frida Leakey Korongo; 1,8 Ma).
    • En el nivel 22, se recuperó OH5, el holotipo de Paranthropus boisei. En el sitio se hallaron también otros restos de boisei y de Homo habilis, junto con artefactos líticos.
    • Lucía Cobo-Sánchez, Julia Aramendi y Manuel Domínguez-Rodrigo (2014) muestran evidencia convincente de que la acción lacustre o atmosférica por sí sola es insuficiente para causar la aloctonía mostrada por los conjuntos de Bed I.
    • Según el estudio geomorfológico, sedimentológico, estratigráfico y geométrico efectuado por D. Uribelarrea, M. Domínguez-Rodrigo, A. Pérez-González, J. Vegas Salamanca, E. Baquedano, A. Mabulla, C. Musiba, D. Barboni y L. Cobo-Sánchez (2014) en base a 30 zanjas excavadas alrededor de FLK Zinj, el sitio se encuentra en el borde de una plataforma elevada de hábitats boscosos, rodeada de ambientes más abiertos y herbosos situados en las partes más bajas de la planicie lacustre. En el sur existían áreas de entrada, probablemente en forma de abanicos aluviales, siguiendo una dirección norte-sur. Un estudio arqueológico de las trincheras excavadas revela un agudo contraste en fósiles y de densidad de herramientas de piedra entre FLK Zinj y el paisaje circundante lo que apoya la hipótesis de que el sitio pudo haber constituido un centro de recepción de canales, carnicería y consumo (Magill et al, 2016).
    • De acuerdo con el estudio de fotolitos de Arráiz et al (2017), los árboles y arbustos eran dominantes en todo el entorno, por lo que los Hominini se vieron atraídos a FLK más bien por la presencia de lagunas de agua dulce.
    • FLK Zinj ( Domínguez-Rodrigo et al, 2007; Domínguez-Rodrigo et al, 2010) es contemporáneo con un palimpsesto (FLK North) que representa un manantial de agua dulce (Ashley et al, 2010). En 2012, a unos 700 m al sur de FLK Zinj y la misma paleosuperficie, se localizó un nuevo sitio de alta densidad: Philip Tobias Korongo (PTK). En 2014, a una distancia similar, al sudeste de FLK Zinj, se halló un sitio aún más denso: David (DS). Domínguez-Rodrigo et al, 2017.
  • PTK (Philip Tobias Korongo).
    • Está situado ~ 700 m al sur de FLK Zinj. Descubierto en 2012. Contiene tres capas arqueológicas discretas. La más densa (nivel I) corresponde a la mmisma paleosuperficie que FLK Zinj y también está cubierta por la Tufa IC. El área excavada, de unos 80 m2, exhibe una densa concentración de herramientas de piedra y huesos fósiles. (Domínguez-Rodrigo y Cobo-Sánchez, 2017).
  • FLK North (1,8 Ma).
Estratigrafía del sitio SHK-1

  • SHK (1,78-1,34 Ma).
    • Manuel Domínguez-Rodrigo, Fernando Diez Martín, José Yravedra, Rebeca Barba, Audax Mabulla, Enrique Baquedano, David Uribelarrea, Policarpo Sánchez y Metin I. Eren (2014) señalan el hallazgo de una densa concentración de herramientas de piedra y restos de fauna en SHK (1,78 a 1,34 Ma). Los análisis tafonómicos sugieren el papel de un conjunto heterogéneo de agentes en la acumulación y modificación de los restos faunísticos. A pesar de ello, hay evidencia de explotación de hipopótamos y équidos por parte de los homínidos y esto pone de relieve la posibilidad de que hace 1,5 Ma los homínidos fueron diversificando su dieta y ampliando su nicho ecológico, explotando la megafauna, probablemente de manera oportunista. Un análisis comparativo de la diversidad taxonómica entre SHK frente a otros sitios superiores de Bed II apoya la noción de que el medio ambiente era bastante abierto antes del inicio de los depósitos de Bed III. El gran número de artefactos líticos contrasta con la pequeña cantidad de evidencia para el procesamiento de canales, lo que sugiere la involucración de los homínidos en diversas actividades más allá de la carnicería.
  • HWK EE (1,7 Ma).
    • Descubierto y excavado por Mary Leakey, quien nunca publicó sus hallazgos. Pante y de la Torre (2018) han analizado el rico conjunto fósil y lítico de Leakey, y lo han contextualizado en el marco de nuevas excavaciones (de la Torre et al, 2018a). El conjunto lítico es uno de los más grandes de todos los yacimientos olduvaienses y se caracteriza por una tecnología de núcleo y escamas con técnicas simples de descamación y una reducción mínima de los núcleos. La frecuencia de escamas retocadas y herramientas deformadas por golpes son más altas que las reportadas para los conjuntos Olduvai Bed I y Lower Bed II, pero los esquemas de escamado están mal organizados. Fue depositado en un entorno fluvial y de humedales de agua dulce con hierba y árboles cercanos y se conservan múltiples capas de unidades arqueológicas que muestran grados variables de actividad humana y perturbación por agua. Puede representar una de las últimas apariciones de Homo habilis en Olduvai y de los conjuntos olduvaienses. Los datos dentales de desgaste e isótopos estables indican la ausencia de cambios significativos en la dieta y el clima a lo largo del tiempo pero sí en el tipo de vegetación consumida por los ungulados (Rivals et al, 2018).  Los depósitos superiores se acumularon principalmente durante períodos relativamente secos, en los cuales los pastos estaban menos disponibles que en los correspondientes a los depósitos inferiores. Se infiere que los hominini rompieron los huesos de extremidades de fauna y que tanto los hominini como los carnívoros tuvieron algún acceso a la carne (Pante y de la Torre, 2018). Los hominini obtuvieron cantidades sustanciales de carne y médula de pequeños mamíferos, pero también del carroñeo (Pante et al, 2018). Las herramientas líticas proceden de materias primas locales (McHenry y de la Torre, 2018)
  • EF-HR (1,4 Ma).
    • El trabajo de campo (de la Torre et al, 2018b) incluyó excavaciones en 12 capas que cubren sobre 1 km2. En el área rastreada son patentes las actividades del Achelense Temprano, con notables diferencias en la densidad de los materiales arqueológicos. Los artefactos líticos están agrupados en la trencha principal situada en lo más profundo de un valle con una fuente estable de agua y árboles en un entorno abierto con pastos. De la Torre y Wehr (2018) concluyen que la erosión fluvial y la redeposición jugaron un papel significativo en la configuración del conjunto arqueológico.
    • Tanto los hominini como los carnívoros contribuyeron al conjunto faunístico (de la Torre et al, 2018b), aunque en este caso la condición fragmentaria de los fósiles no permite discusiones sobre el carácter de dicha interacción.
  • TK (1,35 Ma).
Estratigrafía de BK. Uribelarrea y Domínguez-Rodrigo, 2017.
  • BK (1,34 Ma).
    • Cuenta con 8 niveles arqueológicos, en el interior del cauce de un río serpenteante utilizado de forma recurrente por Hominini para el procesamiento de canales de animales, coincidiendo con una alta concentración de recursos vegetales. La distribución espacial de los diferentes niveles arqueológicos es el resultado de un registro sedimentario complejo, ya que la erosión, el transporte y la sedimentación se produjeron simultáneamente. La abundancia de restos arqueológicos y megafauna hallados en el interior del cauce contrasta con la ausencia de restos en el exterior (Uribelarrea y Domínguez-Rodrigo, 2017). BK constituyó un lugar atractivo para los Hominini y otros animales por la disponibilidad de agua y de plantas leñosas abundantes, en contraste con el entorno (Arráiz et al, 2017)
    • M. Domínguez-Rodrigo, H.T. Bunn, A.Z.P. Mabulla, E. Baquedano, D. Uribelarrea, A. Pérez-González, A. Gidna, J. Yravedra, F. Diez-Martin, C.P. Egeland, R. Barba, M.C. Arriaza, E. Organista y M. Ansón (2014) recuerdan el descubrimiento de abundantes pruebas de explotación de megafauna. La carnicería de canales tanto grandes como medianos y pequeños señalan la importancia de la carne en el comportamiento del erectus. BBK contiene la mayor cantidad de huesos modificados por homínidos y animales descuartizados de todo el registro arqueológico del Pleistoceno Temprano. La caza era una parte integral de la conducta adaptativa del erectus, aunque en la explotación de la megafauna pudieron darse más conductas oportunistas. La organización del sitio sugiere una distribución espacial diferente a la mostrada por homínidos anteriores, tal como se documenta en sitios como FLK Zinj. Esto revela la necesidad de nuevos modelos de comportamiento para explicar la funcionalidad de campamentos centrales achelenses.
    • Yravedra et al (2017).

La MSA en Olduvai

El Achelense finalmente se convierte en el MSA, cuya presencia más temprana en Olduvai está documentada en Ndutu. Metin I. Eren, Adam J. Durant, Mary Prendergast y Audax Z.P. Mabulla comunican hallazgo de más de 72 lugares arqueológicos, con cientos de artefactos de la MSA recuperados. Las observaciones geológicas indican provisionalmente que Ndutu se formó por aportaciones de piroclastos y cenizas de erupciones volcánicas.

Reconstrucción del paisaje de Olduvai

Paleolago de Olduvai

Te puede interesar: