martes, 10 de febrero de 2015

Sivapithecus prueba que el patrón ortógrado de los simios no es una homología

Vistas dorsolateral (arriba) y ventromedial (abajo) del coxal izquierdo de:
(A) Pongo pygmaeus (PMAE 96-6-60/59940.0).
(B) Pan troglodytes (PMAE 58-60-50/N8518.0). Imagen especular del coxal derecho.
(C) Nasalis larvatus (MCZ 37327).
(D) Procónsul nyanzae (KNM-MW 13142D; cast)
(E) Sivapithecus indicus (YGSP 41216).
1, espina ilíaca anterosuperior.
2, espina ilíaca posterosuperior.
3, espina ilíaca posteroinferior.
4, espina ilíaca anteroinferior.
5, superficie semilunar del acetábulo.
6, superficie auricular.
7, escotadura ciática mayor.
8, tuberosidad ilíaca.
9, fosa ilíaca.
10, línea arqueada.






Los simios vivos comparten una serie de importantes similitudes morfológicas en el torso y las extremidades; los torsos son anchos y poco profundas, la regiones lumbar corta y las extremidades anteriores adaptadas a la movilidad. Durante más de un siglo se asumió que la mayoría de estas similitudes son homólogas, lo que refleja la ascendencia de un antepasado común con estas características. A medida que el registro fósil simio se expande lentamente, la historia se vuelve más complicada, sobre todo en el caso del Sivapithecus, con rasgos faciales semejantes a los del orangután, pero con características postcraneales diferentes.

Michèle E. Morgan, Kristi L. Lewton, Jay Kelley, Erik Otárola-Castillo, John C. Barry, Lawrence J. Flynn y David Pilbeam describen YGSP 41216, un coxal parcial de Sivapithecus indicus hallado en el Grupo Siwalik de la Meseta Potwar en Pakistán, datado en 12,3 Ma.
  • El hueso corresponde a un primate con un torso estrecho, parecido a la mayoría de los monos existentes y no corresponde con los torsos más amplios de los simios actuales. 
Otros materiales postcraneales de S. indicus y Sivapithecus sivalensis apoyan un comportamiento más similar a los patrones pronógrados cuadrúpedos de la mayoría de los monos que a los patrones ortógrados de los simios.
La morfologío postcraneal de Sivapithecus difiere en muchos detalles de la de las especies existentes. No hay características postcraneanas sinapomórficas obvias compartidas con los hominoideos existentes, incluyendo Pongo. La morfología corresponde a un movimiento lento, pausado y arbóreo por encima de soportes combinado con un comportamiento antipronógrado frecuente.

La edad dorada de los hominoideos