jueves, 28 de abril de 2016

Homo, alimento de carnívoros

Ubicación de Thomas Quarry I. J. P. Raynal.
A. Thomas Quarry I Hominid Cave (GH) y principales sitios de Paleolítico Inferior excavados en Casablanca: 1) Sidi Abderrahmane Grande Exploitation; 2) Sidi Abderrahmane-Cunette con Cap Chatelier y Grotte des Ours; 3) Sidi Abderrahmane-Extension; 4) STIC Quarry; 6) Thomas III Cave; 7) Thomas III “fissures”; 8) Oulad Hamida 1 Grotte des Rhinocéros. 
B) Estratigrafía del sector este de GH y localización de las muestras datadas por OSL y ablación láser ICP-MS en la Unidad 4.
Camille Daujeard, Denis Geraads, Rosalia Gallotti, David Lefèvre, Abderrahim Mohib, Jean-Paul Raynal y Jean-Jacques Hublin han estudiado una diáfisis femoral de un adulto humano recuperada de la unidad 4 de Thomas Quarry I, al suroeste de Casablanca (Marruecos), datada en ca 500 ka, asociada con herramientas achelenses. Este yacimiento es rico en restos de fauna de mamíferos y ha proporcionado fósiles de Homo rhodesiensis.

El extremo de la diáfisis del fémur parcial izquierdo ThI94-UA28-7 muestra numerosas marcas de dientes, probablemente de una hiena. Este hueso representa la primera evidencia en el yacimiento del consumo de restos humanos por parte de carnívoros y una de las pocas reportadas de daño serio o letal correspondientes al Plio-Pleistoceno, junto con SK 54 (cráneo australopitecino de Sterkfontein, Sudáfrica) y CN42174b (fragmento de parietal  neandertal de Cova Negra, España).

Thomas Quarry I. Distribución de los hallazgos en la Unidad 4 horizontal (A) y vertical (B). R. Gallotti.

ThI94-UA28-7. Vistas 1A) posterior, 1B) medial y 1C) lateral; 2) sección en el nivel indicado en 1A. Barra de escala = 10 cm para 1) y 2.5 cm para 2). D. Geraads.

No se ha podido determinar cómo llego el hueso a la cueva. Otros restos humanos recuperados en el yacimiento están desprovistos de modificaciones en superficie legibles. Sin embargo, la abundancia de fósiles humanos (NISP = 0,6%), por lo menos en la misma medida que los de cebras, babuinos gelada, jabalíes, o algunos antílopes, y su dispersión en la cueva, puede apoyar la hipótesis de que los Homo representaban un recurso para los carnívoros, aunque muchos procesos posdeposicionales afectaron a la información espacial y oscurecen la comprensión de los procesos de acumulación ósea.

Homo rhodesiensis