lunes, 5 de mayo de 2014

La extinción neandertal, revisada

Paola Villa y Wil Roebroeks han revisado sistemáticamente los registros arqueológicos de neandertales y HAM, entre 200-40 ka. Según sus conclusiones:
  • No hay evidencias arqueológicas que apoyen una superioridad de los HAM ni que expliquen la desaparición de los neandertales en términos de inferioridad. O bien el registro arqueológico no muestra diferencias significativas entre las poblaciones neandertales y las de HAM del mismo periodo, o bien las evidencias que se han utilizado en realidad no sirven para inferir si existe o no la supuesta cualidad investigada (creatividad, capacidad cognitiva, lenguaje complejo, etc.).
  • Los datos genéticos actuales sugieren que los complejos procesos de mestizaje y asimilación pueden haber sido responsables de la desaparición de la morfología neandertal específica del registro fósil.
    • Varias nuevas dataciones apoyan la idea de cierta superposición cronológica entre AMH y los neandertales, que pudo haber permitido el mestizaje y la interacción cultural en Europa occidental: Por ejemplo, el niño neandertal de Spy se data en 38494-36870 y 40490-37297 cal BP (Crevecoeur et al, 2010), mientras que varios yacimientos protoauriñacienses se han datado en 41,5-39,9 ka cal BP (Banks, d’Errico y Zilhão, 2013).
    • En fósiles de neandertales tardíos (como Vindja y St. Césaire) pueden apreciarse algunas características anatómicas similares a las de los HAM, y viceversa algunos rasgos neandertales están presentes en los primeros especímenes de humanos modernos en Europa, lo que apoya la hipótesis de un cierto grado de mezcla entre los dos grupos.
    • Los estudios genéticos indican introgresión neandertal en el HAM no africano. Algunos genes neandertales pudieron haber sido favorecidos por la selección natural, y posiblemente jugaron un papel en el desarrollo del sistema inmunológico de los HAM o en las adaptaciones a la luz UV. La contribución genética neandertal pudo haber sido mayor hace 40 ka de lo que sugieren las actuales estimaciones debido a algún grado de esterilidad híbrida masculina.
    • La diversidad genética mitocondrial de ocho HAM datados en ca 38-4,5 ka ha resultado ser 1,5 veces superior a la de cinco neandertales europeos datados en 70-38 ka. Un genoma de alta cobertura de un neandertal de Altai, también sugiere una baja diversidad genética que podría indicar tamaños de población pequeños (Kay Prüfer et al, 2013). Esta diferencia en el tamaño de las poblaciones pudo haber contribuido a la absorción de las poblaciones neandertales.
La desaparición de las poblaciones arcaicas, incluyendo los neandertales, se explica de forma rutinaria en términos de superioridad de los HAM, que habrían desarrollado en África tradiciones culturales complejas y se habrían equipado con capacidades cognitivas que les permitieron su expansión a nivel mundial. El registro arqueológico de la MSA, en comparación con el del PM de Europa y Asia occidental probaría esta superioridad en una amplia gama de dominios, entre los que se incluyen:
  • La inventiva y la capacidad de innovación.
  • Las capacidades simbólicas y lingüísticas complejas.
  • Las estrategias de caza más eficientes.
  • La explotación de una amplia gama de recursos que incluyen las plantas y los recursos acuáticos.
  • La tecnología de proyectiles.
  • El tratamiento térmico de materias primas líticas.
  • La tecnología enmangamiento.
  • La capacidad de planificación, incluyendo redes sociales más amplias, como se muestra por las grandes distancias de transporte de materias primas.
  • La flexibilidad para adaptarse a diferentes ambientes.
  • La capacidad de memoria.
  • Un tamaño de población más grande.
En 2000 McBrearty y Brooks sostuvieron que estos comportamientos eran ya visibles en la MSA africana, una visión impugnada por Klein quien ha destacado una emergencia posterior. En 2003 D'Errico sostuvo que rasgos comparables también se producen en el registro neandertal.

Los autores repasan estas hipótesis y llegan a la conclusión de que todas las explicaciones para la desaparición de los neandertales, basadas en la arqueología, son defectuosas. Se basaron en muchos menos datos de los que tenemos disponibles hoy en día. El uso de ocre, de ornamentos personales, la producción de herramientas de hueso y técnicas complejas de enmangamiento fueron parte del repertorio neandertal ya antes de la llegada del HAM al oeste de Eurasia. Algunas manifestaciones como la producción de hojitas, los adornos de hueso perforado o los suavizadores de cuero hechos de hueso (lissoirs; Soressi, 2013) pudieron ser transmitidos culturalmente al HAM. La tergiversación de la capacidad cognitiva de los neandertales puede estar relacionada con la tendencia de los investigadores a comparar los neandertales, que vivieron en el PM, con los HAM del PS y no con sus contemporáneos en otros continentes.

En los siguientes veinte mil años después de la llegada del HAM a Australia, sus descendientes produjeron un registro con muy pocos indicios de "modernidad": Casi no hay evidencia de complejos líticos y tecnologías orgánicas y desconocían el arco y la flecha. El registro de Tasmania es similar al del PM, pero carece de sus puntas de piedra y tecnología Levallois. Tampoco hay evidencia arqueológica directa de enmangamiento o uso de resinas o masillas para el encolado. Carece de hojas, microlitos, proyectiles, herramientas de hueso con mango y adornos de hueso tallado, no hay hogares limitados por piedras ni una organización espacial estricta y no se percibe ningún cambio tecnológico durante al menos 25 ka.

Comunicación simbólica y lenguaje sintáctico

Paul Mellars (1989) consideró que la evidencia de un comportamiento simbólico entre los neandertales era escasa, y que pudieron disfrutar de alguna forma de lenguaje aunque menos compleja que la documentada para los HAM.
La conexión entre los objetos arqueológicos y las capacidades cognitivas, incluyendo un lenguaje plenamente sintáctico, sigue siendo un tema muy controvertido. Un reciente análisis de la microestructura y el rendimiento biomecánico del hueso hioides de Kebara, concluye que no sólo es similar al de los humanos modernos, sino que además se utilizó de una manera muy similar (Ruggero D’Anastasio et al, 2013).

Aunque se considera comúnmente que la señalización de la identidad no fue una función importante de la cultura material del PM, la evidencia arqueológica indica que los ornamentos personales y la manipulación de ocre y manganeso existían en el mundo neandertal, mucho antes del Chatelperroniense.
  • Pigmentos.
    • El uso de pigmentos aparece por primera vez en Eurasia en el PM. La fecha más antigua en Europa proviene del yacimiento musteriense de Maastricht Belvedere, que data de 250-200 ka (Roebroeks et al. 2012). Los pigmentos son un elemento habitual aunque no omnipresente en el registro del PM. Tenemos algunas pistas directas de utilización de estos materiales para teñir ropa u objetos o como aglutinantes o conservantes. No parecen estar fuertemente asociados con los entierros. En las variaciones regionales de la industria lítica, no podemos identificar una señalización de la identidad.ç
    • Obtención intencional de ocre en Les Bossats (François Mathis et al, 2014).
    • Curiosamente, hay poca evidencia de uso de pigmentos en el Levante Mediterrámeo, excepto durante MIS 5, cuando se asocian con fósiles de HAM (Bar-Yosef Mayer, Vandermeersch, y Bar-Yosef 2009; Hovers y Belfer-Cohen 2013).
  • Adornos.
    • En las Cuevas de Aviones (Murcia, España) se encontraron conchas de molusco que contenía residuos de pigmentación roja hecha con lepidocrocita y mezclada con hematita y pirita, cuyo resultado es cosmético. Para Joao Zilhao esta es la primera prueba concluyente de que hace unos 50 ka, diez mil años antes de la llegada de los seres humanos modernos en Europa procedentes de África, el comportamiento de los neandertales ya estaba simbólicamente organizado.
    • En la Cueva de Nerja (Málaga, España) seis figuras de foca se han datado en 42 ka.
    • Otros restos de adorno personal se han hallado en Cueva Antón, Fumane, Maastricht- Belvédère Site C y Cueva Cioarei (Rumania).
    • La extracción de las grandes plumas de rapaces, córvidos y palomas se ha documentado gracias a marcas de corte en los huesos del ala distal y del pie (elementos que no tienen ningún valor alimenticio) en capas musterienses de Fumane y las Cuevas Gorham y Vanguard. La evidencia más fuerte de la utilización sistemática de elementos de aves proviene de las marcas de corte en falanges terminales de águilas en cinco yacimientos de Francia e Italia (Fumane, Pech de l'Azé 1, Combe Grenal, Les Fieux, Pech de l'Azé IV) que indican la eliminación de la garra. El uso de las garras de rapaces es apoyada por el hallazgo de una falange terminal de un rapaz (probablemente un buitre) con una muesca profunda, interpretada como un colgante, del yacimiento de Cueva Üçağizli (Turquía). El Paleolítico Superior Inicial (emiriense) y las capas ahmarienses han proporcionado un gran conjunto de adornos, en su mayoría colgantes hechos con conchas de moluscos marinos y de agua dulce. La garra de raptor, proviene de la capa B (ahmariense) fechada c. 41 ka.
    • En los niveles chatelperronienses de Quinçay y otros yacimientos se hallaron dientes de animales perforados de diferentes especies. También han aparecido dientes perforados en nivles protoauriñacienses, pero no son comunes. Son desconocidos en África y Levante Mediterráneo y muy corrientes en el Auriñaciense. Por tanto, esta forma de adorno parece ser una innovación neandertal transmitida luego al HAM.

Capacidad de innovación

Según Paul Mellars (1989), las tasas de cambio tecnológico y variabilidad regional fueron mucho más rápidas en el PS que en el PM. La capacidad de innovación se considera una señal de la emergencia de un lenguaje altamente estructurado.

Los autores repasan las últimas dataciones de tecnocomplejos del PM y MSA y encuentran que la velocidad de cambio durante las últimas fases del PM es comparable con la del último MSA en África del Sur.
Dataciones de tecnocomplejos africanos y europeos asociados con el neandertal y el HAM

Efectividad en la caza

Se considera comúnmente que los neandertales cazaban en grupos pequeños, con largas persecuciones de grandes y medianos animales a través del paisaje, equipados con puntas de piedra simples con el resultado de un alto número de traumatismos y una menor eficiencia que la del HAM. Sin embargo, Trinkaus (2012) encontró un patrón similar entre los traumatismos sufridos por los neandertales y los sufridos por los HAM del Último Pleistoceno. Varios yacimientos datados enbtre MIS 9-3 muestran evidencia de caza organizada y uso del conocimiento topográfico para la captura de grandes mamíferos.

Yacimiento
Datación
Fauna
MNI
Caracterísitcas topográficas
Schöningen (Alemania)
MIS 9
Equus mosbachensis
20-25
Orilla fangosa de un lago
La Cotte St. Brelade, (Jersey) capas 3 y 6.
MIS 6
Mammuthus primigenius, Coelodonta antiquitatis
7, 11

2, 3
Fondo de un barranco profundo
Coudoulous (Suroeste de Francia. Capa 4
MIS 6
Bison priscus
232
Depresión kárstica al aire libre.
La Borde (SW France)
MIS 7 o 5
Bos primigenius
40
Depresión kárstica al aire libre.
Mauran (Suroeste de Francia)
MIS 3
Bison priscus
137
Fondo de un acantilado con barrera rocosa

Por otra parte, las descripciones disponibles de la caza de los San caza y las tasas de captura indican claramente que invierten una cantidad excesiva de tiempo en el seguimiento de los animales heridos a través del paisaje (utilizan un veneno de acción lenta) y a menudo pierden sus animales por la intervención de otros depredadores. Las tasas de captura son bajas también para los hadza.

Los neandertales eran grandes cazadores de una amplia gama de animales, y sobrevivieron en una variedad de entornos y configuraciones topográficas.

Utilización del espacio

Se han documentado actividades espacialmente organizadas en áreas bien delimitadas en varios yacimientos del PM:
  • Maastricht-Belvédère site K, a cielo abierto (MIS 7; Holanda)
  • La Folie, a cielo abierto (MIS 5e; suroeste de Francia)
  • Ksiecia Jozefa, capa III, a cielo abierto (MIS 3; Cracovia, Polonia)
  • Abric Romani (MIS 3; España)
  • Tor Faraj (55 ka; Levante Mediterráneo). Se ha estimado un tamaño de 15-20 individuos para este grupo, en el rango de las bandas forrajeras modernas
  • Kebara (Levante Mediterráneo)
  • Quneitra (Levante Mediterráneo)
  • Cueva Riparo Bombrini (Julien Riel-Salvatore et al, 2013)

Tecnología de proyectiles

Se considera que los neandertales cazaban empujando lanzas mientras que los HAM utilizaban proyectiles, pero experimentos con las lanzas de Schöningen han revelado cualidades balísticas que indican un posible uso como jabalinas. En cuanto a los supuestos proyectiles fabricados y utilizados por el HAM, los autores aprecian una gran variabilidad en las poblaciones de cazadores recolectores actuales y prehistóricas y recuerdan que los HAM de fuera de Europa crearon registros arqueológicos muy diferentes de los europeos:
  • En los siguientes veinte mil años después de la llegada del HAM a Australia , los descendientes de estos colonos produjeron un registro con muy pocos indicios de modernidad: Muy poca evidencia de complejos líticos y tecnologías orgánicas y desconocían el arco y la flecha. El registro de Tasmania es similar al del PM, pero carece de sus puntas de piedra y la tecnología Levallois. Tampoco hay evidencia arqueológica directa de enmangamiento o el uso de resinas o masillas para el encolado. Carece de hojas, microlitos, proyectiles, herramientas de hueso con mango y adornos de hueso tallado, no hay hogares limitados por piedras ni una organización espacial estricta y no se percibe ningún cambio tecnológico durante al menos 25 ka.
La idea de que la lanza y el arco y la flecha se desarrollaron por primera vez en la MSA de Sudáfrica antes de hace 60 ka y confiere ventajas sustanciales a los HAM puede ser correcta, pero no hay ninguna evidencia arqueológica sólida en su apoyo

La diversificación de la dieta

Se ha propuesto que la dieta neandertal se restringía a herbívoros de tamaño grande y mediano. Los HAM ampliarían esta dieta incluyendo recursos acuáticos, animales pequeños y rápidos y plantas. Pero los hallazgos arqueológicos desmienten la supuesta inferioridad neandertal. Varios yacimientos documentan una dieta amplia:
  • Un estudio de los restos del TD10-1 de Gran Dolina en Atapuerca, con una antigüedad aproximada de 300 ka, y de los niveles XVII, XI y IV de la Cova del Bolomor ha revelado la misma variedad y oportunismo en el consumo de recursos alimenticios, variedad de estrategias y diversidad comportamental que luego caracterizará al sapiens (Ruth Blasco, 2012). Igualmente, en el Abris du Maras (Bruce L. Hardy et al, 2013) y Cueva Corazón (José Yravedra Sainz de los Terreros et al, 2013). En Abric Romaní, hay evidencias de procesamiento de un gato montés (Felis silvestris; Maria Joana Gabucio et al, 2013). El consumo de liebres, castores, marmotas y algunos carnívoros, está registrado en Fumane. El de castor, en Grotta Maggiore di San Bernardino.
  • En Les Canalettes, capa 4 (Francia, c 70 ka; NISP=1209) hay evidencia de consumo de tortugas.
  • En la capa XI de la Cueva Bolomor hay evidencia de consumo de patos buceadores del género Aythya. En el yacimiento al aire libre de Salzgitter-Lebenstedt (Alemania), de patos y cisnes.
  • En varios niveles musterienses de la Cueva Castelcivita se han hallado restos de peces de agua dulce (NISP=21). Disponemos de evidencias adicionales en Payre (Francia), Kudaro (Cáucaso) y Abri du Maras (Francia).
  • Según Amanda G. Henry, Alison S. Brooks y Dolores R. Piperno (2014) neandertales y primeros HAM consumieron una gama igualmente amplia de alimentos de origen vegetal, con independencia de la región geográfica y la tecnología asociada. Los neandertales efectuaban un tratamiento térmico y molienda de los vegetales similar al efectuado por los HAM.

Evidencia de consumo de plantas en yacimientos neandertales
Yacimiento
Evidencia arqueológica
Tipo de comestible
Kebara (Israel)
4.205 semillas carbonizadas y frutos, fitolitos
Legumbres (guisantes salvajes), bellotas, pistachos
Amud (Israel)
Fitolitos
Semillas de hierbas
Gorham’s Cave (Gibraltar)
Piñones carbonizados
Piñones
Spy (Bélgica)
Microfósiles en el cálculo dental
¿Lirios de agua? Semillas de hierbas
Shanidar (Iraq)

Microfósiles en el cálculo dental
Dátiles, semillas de hierbas
El Sidrón (España)
Microfósiles en el cálculo dental
Carbohidratos cocidos
Sima de las Palomas (España)
Microfósiles en el cálculo dental
Semillas de hierbas y otras plantas

Utilización de trampas y lazos para capturar animales.

Se ha sugerido que el uso de lazos y trampas es un indicador de capacidad de planificación y cognición compleja. La presencia en la dieta neandertal de pequeños animales nos indica la utilización de estos artefactos. La presencia de fibras retorcidas en 12 artefactos de piedra de Abri du Maras (Francia, principios de MIS 4) provee evidencia de manufactura de cuerdas que podrían haber facilitado la confección de lazos (Bruce L. Hardy et al, 2013).

Las redes de intercambio

Las redes de intercambio a larga distancia pueden operar en tiempos de escasez para permitir el acceso a áreas con mayores recursos. Disponemos de abundantes evidencias de transporte de materias primas a larga distancia por parte de los neandertales.
En el registro del PM de Europa Central y Oriental, las distancias son mucho más grandes que en Europa occidental (>200 km), lo que suele interpretarse como resultado de las diferencias ecológicas. En los Cárpatos hay evidencias excepcionales de transporte de hasta 280 kilometros. En la Cueva Kulna (República Checa) se obtuvieron materiales importados desde una distancia de 230 km.

El tamaño de las poblaciones.

Mellars y French consideraron que las poblaciones de HAM que penetraron en Europa eran al menos diez veces mayores que las poblaciones neandertales locales. Su metodología fue discutida por Dogandžić y McPherron (2013). En otro estudio, de un area de unos 5.000 km2, Conrad, Bolus y Münzel (2012) concluyeron que las densidades de la población neandertal en la región fueron uniformemente bajas, menores que en el Auriñaciense.

Enmangamiento y utilización del calor

El tratamiento térmico para la producción de brea y el enmangamiento están presentes en la tecnología neandertal. Así se desprende de los hallazgos de Umm El Tlel (Siria). El betún se transportó desde 40 km. Fue recuperado betún de una herramienta musteriense de la Cueva Gura-Cheii Râşnov (Rumania). Hay presencia de betún en tres artefactos levallois de la serie musteriense de Hummal (Siria Central; Hauck et al, 2013).

Factores climáticos

El descubrimiento de depósitos de cenizas por encima de las capas Uluzziense, Proto-Auriñaciense, Paleolítico Superior Inicial y Dabban, en Haua Fteah (Libia) y en Europa Central (Klissoura, Golema Pesht, Kozarnika y Tabula Traiana) combinado con los depósitos de tefra anteriores del Proto-Auriñaciense (en Serino y Castelcivita, en Italia) y el Paleolítico Superior Inicial (en Kostenki-Borschevo, Rusia) muestran que ni los neandertales ni los HAM se vieron afectados negativamente por el enfriamiento climático debido al evento Heinrich 4 y la erupción Campaniano Ignimbrite. Tampoco hay evidencias de que la erupción del Toba, hace 75 ka afectase a las poblaciones de HAM o neandertales.

Relaciones filogenéticas entre neandertales y sapiens. Contacto e hibridación.
Extinción de los contemporáneos del sapiens
Modos de vida de los neandertales