jueves, 12 de marzo de 2015

Los neandertales componían adornos hace 130.000 años

Garras y falange de pigargo europeo halladas en Kaprina que posiblemente formaron parte de un collar o pulsera.
El hallazgo de adornos en contextos neandertales es escaso pero significativo:
  • En las Cuevas de Aviones (Murcia, España) se encontraron conchas de molusco que contenía residuos de pigmentación roja hecha con lepidocrocita y mezclada con hematita y pirita, cuyo resultado es cosmético. Para Joao Zilhao esta es la primera prueba concluyente de que hace unos 50 ka, diez mil años antes de la llegada de los seres humanos modernos en Europa procedentes de África, el comportamiento de los neandertales ya estaba simbólicamente organizado. También fueron recuperadas conchas marinas perforadas de los niveles musterienses de hace 50 ka en la Cueva Antón.
  • Otros restos de adorno personal se han hallado en Cueva Antón, Fumane, Maastricht- Belvédère Site C y Cueva Cioarei (Rumania).
  • La extracción de las grandes plumas de rapaces, córvidos y palomas se ha documentado gracias a marcas de corte en los huesos del ala distal y del pie (elementos que no tienen ningún valor alimenticio) en capas musterienses de Fumane y las Cuevas Gorham y Vanguard. La evidencia más fuerte de la utilización sistemática de elementos de aves proviene de las marcas de corte en falanges terminales de águilas en yacimientos de Francia e Italia (Rio Secco, Fumane, Pech de l'Azé 1, Combe Grenal, Les Fieux, Pech de l'Azé IV, Mandrin) que indican la eliminación de la garra. El uso de las garras de rapaces es apoyada por el hallazgo de una falange terminal de un rapaz (probablemente un buitre) con una muesca profunda, interpretada como un colgante, del yacimiento de Cueva Üçağizli (Turquía). El Paleolítico Superior Inicial (emiriense) y las capas ahmarienses han proporcionado un gran conjunto de adornos, en su mayoría colgantes hechos con conchas de moluscos marinos y de agua dulce. La garra de raptor, proviene de la capa B (ahmariense) fechada c. 41 ka. Águilas y grandes rapaces en general son algunos de los pájaros más raros en la naturaleza, debido a su posición en la cadena trófica, lo que pudo estimular su uso como medio simbólico en sapiens y neandertales. El uso de garras de rapaces en los yacimientos mencionados puede ser interpretado como una amplia circulación de ideas potencialmente construida a través de mediaciones simbólicas y subyacente a una red social mucho más compleja de lo que se creía (Matteo Romandini et al, 2014).
  • En los niveles chatelperronienses de Quinçay y otros yacimientos se hallaron dientes de animales perforados de diferentes especies. También han aparecido dientes perforados en nivles protoauriñacienses, pero no son comunes. Son desconocidos en África y Levante Mediterráneo y muy corrientes en el Auriñaciense. Por tanto, esta forma de adorno parece ser una innovación neandertal transmitida luego al HAM.
  • Objetos raros aparecen recolectados en sitios musterienses como Combe Grenal o Chez Pourre-Chez-Comte.
Davorka Radovčić, Ankica Oros Sršen, Jakov Radovčić y David W. Frayer describen ocho garras de pigargo europeo (Haliaeetus albicilla, un águila de cola blanca) casi completas (385.1-385.5; 386.1-386.3) y una falange (386.18), procedentes del yacimiento neandertal de Krapina, Croacia, datadas hace ca 130 ka.
  • Las ocho garras fueron objeto de pulido o/y abrasión.
  • Cuatro garras y la falange muestran múltiples marcas de corte de borde suavizado y posiblemente fueron desarticuladas por el corte de los tendones. 
  • El pulido y el suavizado son consistentes con un atado simultáneo de las garras y un uso contra una superficie.
  • Tres de las garras más grandes tienen pequeñas muescas aproximadamente en el mismo lugar.
Estas características sugieren que eran parte de un collar o una pulsera.

El registro de Kaprina, datado en 130 ka, contiene cientos de fósiles de unos ochenta individuos. Primitivos. Se infieren prácticas caníbales. Es un refugio de roca arenisca descubierto por Dragutin Gorjanovic-Kramberger en 1899 cerca de Krapina (Croacia). Excavado entre 1899-1905, este yacimiento proporcionó también más de 800 herramientas líticas y restos de fauna. Salvo las garras y una falange de pigargo, la fauna no muestra signos de manipulación humana, incluyendo otros restos de ave. Los hallazgos se custodian en el Museo de Historia Natural de Croacia (Zagreb). 

Modos de vida de los neandertales