miércoles, 11 de marzo de 2015

Se confirma la capacidad de lanzamiento del erectus

Hombro y tronco del HAM y del chimpancé.

Neil T. Roach el al (2013) han efectuado estudios experimentales con humanos actuales que muestran que la capacidad de lanzar objetos es resultado en gran medida de varias características anatómicas derivadas que permiten el almacenamiento y liberación de energía elástica en el hombro mediante su reorientación inferior.

Las escápulas fósiles de erectus muestran una cavidad glenoidea más inferior, pero es incierto el modo en que la escápula descansa sobre el tórax. Dependiendo de los fósiles estudiados o de las medidas esqueléticas utilizadas, es posible reconstruir un hombro hacia delante o una orientación lateral similar a la del HAM, lo que ha dado lugar a muy diferentes conclusiones con respecto a la capacidad de lanzamiento y el comportamiento de caza de los primeros Homo

Neil T. Roach y Brian G. Richmond han recopilado medidas esqueléticas de fósiles y taxones existentes y datos antropométricos y cinemáticos de lanzadores Daasanach del noroeste de Kenia.

Según los resultados:
  • Las clavículas fósiles de erectus se encuentran dentro del rango normal de variación humana moderna. 
  • La relación claviculohumeral, predice mal la posición del hombro sobre el torso.
  • No se encontró ninguna relación significativa entre la longitud de la clavícula y el rendimiento en el lanzamiento.
Estos datos apoyan una reconstrucción del hombro de H. erectus similar al del HAM, con una cavidad glenoidea en posición lateral, lo que sugiere que la capacidad de lanzamiento se remonta a hace casi 2 Ma.

Morfología del erectus