domingo, 14 de abril de 2013

Nuevo estudio genético refuta la correlación lingüística en Sudamérica y la migración única.

Distribución de haplotipos del cromosoma Y en Sudamérica.

Lutz Roewer, Michael Nothnagel, Leonor Gusmão, Veronica Gomes, Miguel González, Daniel Corach, Andrea Sala, Evguenia Alechine, Teresinha Palha, Ney Santos, Andrea Ribeiro-dos-Santos, Maria Geppert, Sascha Willuweit, Marion Nagy, Sarah Zweynert, Miriam Baeta, Carolina Núñez, Begoña Martínez-Jarreta, Fabricio González-Andrade, Elizeu Fagundes de Carvalho, Dayse Aparecida da Silva, Juan José Builes, Daniel Turbón, Ana Maria Lopez Parra, Eduardo Arroyo-Pardo, Ulises Toscanini, Lisbeth Borjas, Claudia Barletta, Elizabeth Ewart, Sidney Santos y Michael Krawczak han efectuado el mayor estudio hasta la fecha (50 poblaciones tribales en 81 asentamientos) sobre la correlación entre el genotipo del cromosoma Y y la distribución geográfica y lingüística.

Según sus hallazgos, al contrario de lo que sucede en Europa y Asia, la variación genética del cromosoma Y está disociada de la distribución geográfica y lingüística de las poblaciones. Esta disociación es consistente con un rápido poblamiento del continente, seguido de largos períodos de aislamiento en pequeños grupos.

Además, por primera vez se han identificado en un área restringida de Ecuador (Kichwa y Waorani, culturalmente muy diferenciados, conocidos los últimos por su extrema ferocidad con los extraños, genéticamente aislados entre ellos) un haplotipo (C-M217, C3*) prácticamente ausente en América del Norte y Central, pero que se encuentra en el centro, este y noreste de Asia con una frecuencia elevada. Esto sugiere una introducción tardía (más de 6 ka) a través de rutas costeras o cruzando el Pacífico y que las poblaciones que migraron fueron muy reducidas. Dada la similitud de los artefactos de cerámica encontrados en ambas regiones, se ha especulado con una conexión a través del Pacífico entre la cultura Jomon medio de Kyushu (Japón) y la cultura Valdivia de Ecuador en 4400-3300 aC.

El haplogrupo Q1a3a apareció en el 92% de la muestra. Este haplogrupo también se localiza en Siberia, probablemente debido a un flujo genético desde Alaska a Asia.


Poblamiento de América

Table 1 Correlation between Y-SNP haplogroup and language class.
Relación entre los haplogrupos del cromosoma Y y los grupos de lenguas indígenas de sudamérica.