sábado, 25 de octubre de 2014

Los hominoideos existentes comparten un patrón ancestral de desarrollo endocraneal

Curvas de crecimiento endocraneal en términos absolutos (a) y relativos (b).

La investigación sobre el desarrollo del cerebro de los primates es fundamental para nuestra comprensión de la evolución del linaje homínido, pero los correspondientes tejidos escapan a la paleontología, haciendo necesario el uso del endocráneo como un proxy. Debido en gran parte a limitaciones metodológicas en la captura de información de la forma, muchos estudios que abordan estas cuestiones se han centrado en la capacidad endocraneal. 
Sin embargo, el uso de métodos tridimensionales de morfometría geométrica para examinar el cambio de forma endocraneal ha permitido demostrar recientemente que las trayectorias ontogenéticas de los humanos modernos (Neubauer et al, 2009), chimpancés (Neubauer et al, 2010) y neandertales (Gunz et al, 2010, 2011, 2012) son similares después de la erupción de la dentición temporal, lo que sugiere la existencia de una patrón ancestral compartido. Los humanos modernos, sin embargo, se desvían de este patrón común durante el primer año de vida (Gunz et al 2010, 2011, 2012; Neubauer et al 2010), cuando el endocráneo humano moderno asume su característica forma globular (Bruner et al 2003; Bruner 2004, 2010; Lieberman et al 2002, 2004).

Nadia Scott, Simon Neubauer, Jean-Jacques Hublin y Philipp Gunz amplían el análisis comparativo endocraneal a gorilas, orangutanes y gibones.

Los resultados apoyan la hipótesis principal de que los hominoideos existentes comparten un patrón ancestral de desarrollo endocraneal. Tras la erupción de la dentición temporal, las trayectorias ontogenéticas son intercambiables, Los gorilas sufren relativamente más cambio de forma que otras especies, mientras que los humanos experimentan relativamente más cambio de tamaño. Dada la historia evolutiva compartida, el patrón resistente de desarrollo endocraneal dentro de la superfamilia Hominoidea es fruto más probablemente de la selección estabilizadora que de la evolución convergente.