viernes, 26 de junio de 2015

La grasa, los músculos y la piel en la evolución humana.

grasa
Distribución muscular entre los miembros superior e inferior en los simios.
La fosilizacion no preserva los músculos, la piel, la grasa o los órganos. Para entender la evolución de estos tejidos en los hominini, Adrienne L. Zihlman y Debra R. Bolter presentan datos sobre la composición corporal de trece bonobos (Pan paniscus; siete machos y seis hembras) y la comparan con la del HAM y otros simios.

De acuerdo con los resultados, en la evolución humana:
  • aumentó la grasa corporal.
    • En los siete P. paniscus el volumen de la grasa corporal resultó inesperadamente bajo, incluso en condiciones óptimas de cautiverio. Entre los chimpancés salvajes, hay pocos indicios de la capacidad de movilizar los depósitos de grasa en tiempos de restricción calórica, una capacidad adaptativa clave que disfrutan los orangutanes y posiblemente en menor grado los gorilas
    • Al contrario que en el HAM, en los bonobos un bajo volumen de grasa no es perjudicial para la salud.
    • Las hembras de P. paniscus muestran un volumen mayor de grasa, asociado a la historia reproductiva. La grasa corporal es dimórfica también en gorilas, orangutanes y algunos monos, además del HAM, y tiene un papel demostrado en la reproducción.
    • El aumento de grasa corporal en los humanos pudo tener las siguientes ventajas adaptativas:
      • Permitir la vida en ambientes en ambientes con menor disponibilidad de alimentos, gracias al almacenamiento de grasa corporal como reserva energética.
      • Las reservas de grasa ayudan a acelerar la reproducción, produce menos estrés en la madre y le permite una recuperación más rápida.
      • Se necesita energía extra para ayudar a alimentar nuestros grandes cerebros.
  • disminuyó la masa muscular relativa.
  • la masa muscular se desplazó a los miembros inferiores.
  • disminuyó la masa relativa de piel.
    • Las epidermis de los simios africanos son relativamente gruesas. Al contrario que en el HAM, las glándulas sudoríparas no responden al calor de estimulación. La pigmentación es discontinua. En ausencia de la cubierta del pelo del resto de los simios, la radiación UV puede penetrar la epidermis humana, causar daños en el ADN, interrumpir la producción de proteínas y destruir vitaminas, si bien los humanos cuentan con la protección de una pigmentación continua. La mayoría de las poblaciones de Pan viven en bosques con temperaturas ambiente tolerables. Sin embargo, algunas poblaciones soportan ambientes más calientes y secos, con pastizales abiertos y escasos árboles. Estos chimpancés pueden deplazarse por zonas abiertas durante la temporada de lluvias, cuando las temperaturas del aire son tolerables, pero durante la estación seca, cuando las temperaturas son altas, sus actividades se restringen a zonas con sombra. En Fongoli, Senegal, en los momentos más calurosos del año, los chimpancés se refugian en cuevas.