sábado, 24 de enero de 2015

El Paleolítico en la cuenca del Rioni-Kvririla, Georgia.

Yacimientos del Paleolítico en Georgia
Dmanisi es yacimiento con restos de homínidos más antiguo fuera de África. El conjunto lítico muestra afinidades con el Olduvaiense africano (Gabunia et al, 1977; Mgeladze 2008; Mgeladze et al, 2010, 2011). Conjuntos similares (variante Tamanian), aparecen a lo largo del mar de Azov datados entre 1,6-1,1 Ma e indican que las poblaciones de homínidos probablemente se movieron a lo largo de la costa del Mar Negro antes de hace 1 Ma (Shchelinsky et al, 2010).

Una gran brecha temporal separa los yacimientos anteriores de los más antiguos achelenses (Tsona, Koudaro I y III). El Achelense está claramente atestiguado en Koudaro I (hace 350 ka) aunque la evidencia sugiere una llegada más temprana, hace ca 600 ka. 
El Achelense no se conoce en la vertiente norte del Cáucaso, con excpeción de Treugol'naya (Liubin, 1959, 2002; Liubin y Barychnikov 1984; Liubin y Levkovskaya 1972; Levkovskaya 1980; Vereshchagin y Barychnikov 1980; Zamiatnine 1961). Se ha planteado la hipótesis de que la barrera montañosa del Gran Cáucaso nunca se cruzó por estas poblaciones de homínidos, y que los ocupantes del Cáucaso meridional accedieron a esta región desde el Levante Mediterráneo. 
  • Algunas herramientas específicas, como los bifaciales "Tzaldi", son típicas del Achelense caucásico (Liubin 1960, 1981, 1989; Liubin y Beliaeva 2004, 2006; Liubin y Bosinski 1995, Touchabramichvili 2003). Otras características, son similares a las del Achelense del Levante Mediterráneo (Bar-Yosef y Goren-Inbar 1993; Goren-Inbar et al, 2002; Ranov y Schäfer 2000).
    • Koudaro I podría reflejar un Achelense Temprano semejante al del Levante Mediterráneo.
    • El conjunto más joven de Tsona registra alguna especificidad tipológica que no se observa en la serie de Levante, como herramientas bifaciales rectangulares, bifaciales con un borde transversal o herramientas de tipo Tzaldi. Por otra parte, otros elementos representan rasgos comunes con el Levante Mediterráneo.
    • Koudaro I y Tsona ejemplifican diferentes patrones de uso de la tierra: ocupaciones a corto plazo y ocupaciones de mayor duración. Las grandes herramientas bifaciales son más variadas en Tsona para ocupaciones a corto plazo mientras que en Koudaro I, los cordiformes y bifaces triangulares están asociados con la descamación en situ.
  • Las ubicaciones de las cuevas demuestran la ocupación de lugares a gran altitud, cuando las condiciones climáticas eran probablemente más clementes. Las materias primas confirman la movilidad de homínidos entre altitudes altas, bajas y medias.
En la transición entre el Achelense y el PM, la continuidad es innegable, incluso reconociendo la llegada de nuevos comportamientos alóctonos al final del Pleistoceno Medio.

Durante el PM, con la extensión de los glaciales, el Gran Cáucaso formó una barrera biogeográfica, si bien no se ha demostrado el aislamiento demográfico de las respectivas poblaciones:
  • Al norte, las industrias comparten afinidades claras con las de Europa del Este y Crimea (Cohen, 1999; Stepanchuk, Golovanova y Doronichev 2003).
  • Al sur, las industrias se relacionanan con las del Levante Mediterráneo y los Zagros (Beliaeva y Liubin 1998, Tushabramishvili 2002, Tushabramishvili et al. 2007). 
En contraste, durante el PS lo más probable es que los HAM cruzasen esta barrera, al menos durante las fases climáticas más benignas, como se deduce de las similitudes tecno-tipológicas de los conjuntos al norte y al sur de Cáucaso.

Yacimientos del PM en la región del Imereti, Georgia.

Marie-Hélène Moncel, David Ppleurdeau, Ron Pinhasi, Reuven Yeshurun,Tamar Agapishvili, Tony Chevalier, François-Xavier Le Bourdonnec, Gérard Poupeau, Sébastien Nomade, Richard Jennings, Tom Higham, Nickolas Tushubramishvili y David Lordkipanidze resumen algunos hallazgos relevantes en la cuenca del Rioni-Kvririla, cerca de la ciudad de Chiatura.
  • En la Cueva Bronze (Cuckhvati o Tsutskhvati), capa 8, David Tushabramishvili halló en 1974 un segundo molar superior muy bien conservado de un infante de 2,5-3 años, datado en más de 44 ka, no calibrado, por Pinhasi et al (2012). Está presente el tubérculo de Carabelli, así como una cresta oblicua continua que une el protocono y el metacono.
Secuencia de la Cámara Norte de la Cueva Ortvale Klde. Moncel et al, 2013.
  • En la Cueva Ortvale Klde, Tchiatoura, cerca de Chiatura, está situado a una altitud de 530 m snm, a 35 m sobre el río. Fue descubierto y excavado en 1973 por D. Tushabramishvili (Tushabramishvili 1984, 1994). La parte sur del sitio ofrece una secuencia sedimentaria con varias capas de ocupación humana que registran la transición desde el PM al PS e indican una discontinuidad entre los dos períodos (Adler et al, 2008) y sugieren una llegada relativamente tardía de las poblaciones del PS al Cáucaso Sur hace 38-34 ka (Adler et al 2008, Bar-Yosef et al, 2006). Si bien existe una clara diferencia entre los conjuntos líticos de los neandertales y de los HAM, los dos grupos muestran estrategias de subsistencia similares, adaptadas a la diversidad de nichos ecológicos (Adler et al, 2006; Bar-Oz y Adler 2005, Bar-Oz et al, 2002, 2004).
    • La facies del PM no parece estar asociada con ninguna otra de las facies de Georgia conocidas (Tushabramishvili et al, 1999). Se describe como una atípica no Levallois Musteriense rica en características charentienses (Tushabramishvili 1994, 2002; Tushabramishvili et al, 1999), o como una secuencia del PM con características Levallois unipolares recurrentes (Adler 2002; Adler, Tushabramishivili, 2004). Algunas características la relacionan con los conjuntos contemporáneos de los Zagros (Lindly 2005; Otte y Kozlowski 2007). Sin embargo, los nuevos conjuntos la cámara norte muestran algunas características técnicas de otros conjuntos de la zona sur del Cáucaso (Adler 2002; Golovanova y Doronichev 2003; Golovanova et al, 1999, 2010).
    • En la capa 5 del segundo nivel estratigráfico, apareció un segundo molar permanente inferior. El grado de desgaste y el tipo de diente sugieren que se trata de de un adulto o un joven casi adulto. Presencia de la fóvea anterior en la superficie oclusal. Las raíces no se fusionan.
  • En la Cueva Ortvala, capa 3a, se desenterreraron dos dientes de adulto, un tercer molar superior izquierdo y  posiblemente un incisivo segundo superior, datados en ca 38,5 ka no calibrado (Pinhasi et al, 2012). Están demasiado desgastados para conocer la superficie oclusal.
  • La Cueva Djruchula o Djroutchoula se encuentra en la parte occidental de Georgia, a 600 m snm y 35-40 m por encima del río y tiene una superficie de 127 m2. Fue descubierta en 1957 y excavada entre 1958-1967 por D. Tushabramishvili. Fueron identificadas 18 capas geológicas y dos niveles arqueológicos. El nivel superior I (capas 2-7) está separado por el inferior nivel II (capas 9-14) por 1 m de depósitos estériles. 
    • Los dos niveles arqueológicos se atribuyen al complejo Djruchula-Koudaro (Liubin 1977, 1989; Tushabramishvili 1984), definido sobre la base de desechos de talla laminar y el retoque bifacial utilizado para formar puntas sobre los productos laminares y que aparece en una zona geográfica limitada, entre las montañas altas del Cáucaso (Osetia del Sur) y la cuenca del Rioni-Kvirila (Imereti). La presencia de ciertos atributos técnicos implica que puede estar afiliado al Achelense.
    • Sobre la base de características comunes con yacimientos del Levante Mediterráneo (Meignen 2000, Meignen, Tushabramishvili 2006,2006), el tipo de uso del sitio, los depósitos, y las nuevas fechas (Mercier et al, 2010), las ocupaciones se consideran de principios del PM (Meignen y Tushabramishvili 2006; Tushabramishvili 2002).
    • En una capa del segundo nivel estratigráfico, fue hallado en 1961 un primer molar superior izquierdo adulto. Gabunia et al, 1961 consideraron que es un diente de nenadertal, debido a sus dimensiones, la fusión de las raíces y la presencia de taurodontismo. El hipocono está bien desarrollado y la morfología general es muy similar a la del M1 del el maxilar de Sakajia, con un gran diámetro mesiodistal, especialmente en comparación con los dientes neandertales del Levante Mediterráneo.
  • La Cueva Sakajia produjo:
    • En la capa 3b, datada entre hace 45,6-40,2 ka no calibrados (Pinhasi et al, 2012), un primer molar inferior izquierdo. Está bien conservado con varias manchas de manganeso en las coronas y las raíces. El ápice de una de las raíces está ligeramente dañado. El grado de desgaste implica que la muestra proviene de un adulto joven o subadulto. La fóvea anterior es visible a pesar de este desgaste. Las raíces están fusionadas. Los diámetros de las coronas, y en particular el diámetro mesiodistal, son grandes en comparación con neandertales y HAM.
    • En la capa 3d, un fragmento de un maxilar izquierdo. La capa 3c suprayacente fue datada en hace 45,7 ka no calibrados (Pinhasi et al, 2012). El fragmento cuenta con 50 mm de longitud y comprende la región sub-nasal y la que recubre los dientes yugales. Conserva aproximadamente la mitad del paladar. La fractura parece haber ocurrido muy cerca de la sutura palatina mediana (intermaxilar). Está presente parte del seno maxilar, separado de la cavidad nasal por la una prominente cresta. El canino, premolares y primer molar están en posición anatómica. Un fragmento de un segundo molar es visible, pero no se puede utilizar para una descripción anatómica. Los dientes son de color blanco, con un depósito de cálculo de color marrón en la superficie de la corona vestibular de P3, P4 y M1. El desgaste de los dientes implica que se trata de un adulto de al menos 30 años. Para Gabunia y Vekua, 1990. perteneció a un neandertal en base a su enorme tamaño, la morfología sub-nasal y el tamaño y la forma del seno maxilar. Para estos autores, este maxilar se caracteriza por la estrechez de la abertura piriforme y por una significativa profundidad palatal. Además de sus observaciones, es importante tener en cuenta las superficies oclusales complejas en todos los dientes. Por otra parte, las dimensiones del canino y el molar son particularmente grandes. El gran diámetro mesiodistal del molar se debe en parte al desarrollo significativo del hipocono. No es posible determinar la existencia de una fosa canina.
Secuencia y algunos hallazgos de la Cueva Bondi. Tushabramishvili et al, 2012.
  • La Cueva Bondi está localizada cerca de Ortvale Klde y Dzudzuana, orientada al sur en un pequeño valle, 30 m sobre el río Tabagrebi. Durante las excavaciones realizadas a partir de 2007, apareció una secuencia sedimentaria de más de 3 m, con ocho capas litológicas. Las ocupaciones humanas se han datado en hace 38.750 ± 480 años 14C (43.123 ± 632 años cal; (capa VII) a 14.050 ± 90 años 14C (17.295 ± 225 cal; capa III). (Ver estudio actualizado de Pleurdeau et al, 2016).
    • Un diente de homínido atribuido a Homo sapiens sp se recuperó asociado a una industria del Paleolítico Superior (capa Vb, ca 29-25 ka cal). 
    • En las capas VII y VIII se descubrieron artefactos del PM, muy diferentes a los del PS de las capas superiores. La capa VII fue datada entre hace ca 38,7-35 ka 14C (43-40 ka cal). Ningún objeto (n = 342) es retocado. La materia prima es local.
    • Las capas V a III, con industrias del PS se han datado en hace ca 24,6-14 ka 14C (29-17 ka cal). 
    • Los dos complejos están separados por una capa de grandes bloques colapsados (capa VI) datado en hace ca 31,2 ka 14C (35,4 cal ka). Las características del conjunto sugieren ocupaciones cortas de la cueva por cazadores-recolectores móviles.
  • La Cueva Undo se encuentra también cerca de Chiatura. Se trata de un largo pasillo de 40 m que termina en una galería de 45 m de profundidad, 100 m por encima del río y orientada al suroeste. El trabajo de campo comenzó en 2007.
    • Se recuperó una industria del PS dentro de la cueva, cerca de la entrada, compuesta de pequeñas láminas de sílex y escamas.
    • Fuera de la cueva actual, debido al colapso de aquella parte de la bóveda, aparecieron artefactos del PM, en sedimentos perturabados, similares a la facies Djrujula-Koudaro.