sábado, 18 de enero de 2014

Primeras migraciones del sapiens Out of Africa

Las migraciones del sapiens


Armitage et al, 2011 han propuesto que la primera oleada migratoria se produjo en todo el sur del Mar Rojo, durante el saaliense con dispersión posterior por la Península Arábiga durante el máximo del monzón del último interglacial (unos 128-120 ka).

En la costa de Eritrea se hallaron instrumentos líticos datados en 125 ka años que demuestran la explotación humana de la costa. En Egipto Medio y Bajo no se han econtrado restos de esta época. Hans-Peter Uerpmann ha excavado Jebel Faya (Emiratos Árabes Unidos, muy cerca del estrecho de Ormuz). Se han encontrado herramientas de piedra datadas en 125 ka similares a las halladas en África oriental con la misma datación. Jeffrey Rose (2011) describió lascas halladas en Omán en gran cantidad, datadas en 106 ka con la misma talla que las de asentamientos nubios entre 128-74 ka.

Derricourt (2005) revisó los estudios climáticos y arqueológicos para concluir que la ruta levantina mediterránea fue la vía más probable del Out of Africa antes de 85 ka, en contraste con las migraciones más jóvenes, vinculadas a una ruta del sur a través del estrecho de Bab-el-Mandeb.

En todo caso, las oleadas tempranas, testimoniadas por fósiles como Qafzeh y Skhul con dataciones entre 119 ± 18 y 81 ± 13 ka, no dejaron descendencia.

Eelco J. Rohling et al (2013), a partir de los registros paleoclimáticos para los últimos 500 ka, han presentado una visión general del clima de la región Mar Mediterráneo-Mar Rojo y de los principales cambios y un contexto para la consideración del papel de la variabilidad climática en los desarrollos antropológicos y arqueológicos de la zona.
  • Los pasillos a través del Sahara y la ruta de salida de África por Egipto, estuvieron abiertos intermitentemente durante periodos pluviales asociados con máxima insolación orbital.
    • En periodos de intensificación de la circulación de los monzones de África, la extensión espacial del desierto del Sahara quedó muy reducida (reverdecimiento del Sahara)(Larrasoaña, Roberts, y Rohling 2013). Siguiendo las rutas de drenaje de agua, los animales dispusieron de corredores verdes que facilitaron las migraciones (Drake et al. 2011; Osborne et al 2008).
    • Hay una alta probabilidad de que existiese un camino a través del Levante Mediterráneo para las migraciones de África entre aproximadamente 140-110 ka, con posibilidad de ampliar a 85 ka. (Vaks et al, 2007).
  • En la ruta de salida de África por el sur (Mar Rojo) se dieron ventanas de oportunidad en 458-448, 345-340, 272-265, 145-140, y 70-65 ka. La ventana ka 145-140 parece relevante para la colonización temprana de Arabia a 127 ± 16 ka, y la ventana 70-65 ka está de acuerdo con las estimaciones de 65 +5/-8 ka para el Out of Africa del HAM, grupo fundador de todos los humanos actuales no africanos. 
    • El estrecho de Bab-el-Mandeb es muy sensible a los cambios del nivel del mar. En la actualidad su profundidad es de solo 137 m. No hay evidencia de la eventual existencia de un punte de tierra (Fernandes, Rohling y Siddall, 2006), pero durante los periodos glaciales, el paso era menos profundo y más estrecho, llegando incluso a solo 6 km de anchura.
    • La disminución del nivel del mar pudo favorecer la aparición de manantiales de agua dulce, actualmente bajo el mar, proporcionado un excelente hábitat. El registro antropológico correspondiente puede estar en la actualidad bajo el agua del mar (Parker y Rose 2008).