lunes, 8 de diciembre de 2014

Mantenimiento inconsciente de representaciones neurales de la lengua materna

Podemos agrupar las teorías sobre el origen del lenguaje en dos tendencias:
  • El lenguaje es una característica antigua, que puede rastrearse al menos a partir de Homo erectus. El lenguaje es fruto del pensamiento y del aprendizaje.
    • Dan Dediu y Stephen C. Levinson (2013) proponen, en base a indicios lingüísticos, genéticos, paleontológicos y arqueológicos, que el lenguaje moderno es una característica antigua de nuestro género, de fecha anterior, al menos, al último ancestro común de los humanos modernos y los neandertales, hace cerca de medio millón de años. Argumentan en contra de un escenario saltacionista de la evolución del lenguaje, y a favor de un proceso gradual. La actual diversidad lingüística, podría contener trazas de las lenguas habladas por otras formas humanas, como los neandertales. 
  • El lenguaje es reciente, emergió tras una o unas pocas mutaciones genéticas y su desarrollo está relacionado con la explosión cultural del Paleolítico Superior. El lenguaje es innato. Aspectos como la capacidad de cualquier sujeto para hablar la lengua materna o el carácter creador del lenguaje humano, apoyan esta perspectiva. Su referencia filosófica es el racionalismo cartesiano y su posterior traducción en la teoría del conocimiento de Kant. Chomsky, Lenneberg, Pinker, Bolhuis, Berwick. 
    • Charles Yang (2013) ha utilizado los métodos estadísticos para comprobar el innatismo de la gramática y la especificidad de los humanos. 
Lara J. Pierce, Denise KleinJen-Kai ChenAudrey Delcenserie y Fred Genesee han utilizado la Resonancia Magnética Funcional (IRMf) para analizar la respuesta inconsciente cerebral posterior al primer idioma que oyen los bebés.

En el estudio participaron niños francófonos monolingües (sin exposición previa al chino), niños de origen chino (9-17 años) adoptados por francófonos y que no habían vuelto a tener contacto con su idioma materno desde la adopción (adoptados con 12,8 meses de edad de media), y niños bilingües chino-francófonos. A los tres grupos de niños se les sometió a escuchas de palabras chinas y se observó su respuesta neural.

Los resultados de la IRMf revelaron que los niños adoptados de origen chino expuestos exclusivamente al francés desde su adopción, mantenían representaciones neurales de su lengua materna, a pesar de no dominar el idioma chino y no tener ningún recuerdo consciente del mismo. Estos niños mostraban activación en la circonvolución temporal superior izquierda, al igual que los niños bilingües chino-francés. Esta zona cerebral se activa cuando se identifica un sonido como léxicamente relevante. Por el contrario, los niños francófonos monolingües presentaron activación de la circonvolución temporal superior derecha.
También se observó que las representaciones neurales no se sobrescriben y sugieren un estatus cerebral especial para el lenguaje obtenido durante el primer año de desarrollo de un individuo.

La similitud entre la respuesta cerebral de los niños adoptados y los bilingües chino-francés ilustra claramente que la información inicial adquirida se mantiene en el cerebro, y que las primeras experiencias con el lenguaje, influyen de forma inconsciente en el procesamiento neuronal durante años, sino de forma permanente.

Enlace
Ampliación del espacio cognitivo en el eje sociocultural.