miércoles, 3 de diciembre de 2014

Los neandertales de El Esquilleu cazaron pequeñas especies solitarias.

Ubicación de El Esqilleu. Dan Cabanes et al, 2010.

La Cueva del Esquilleu ha brindado una de las secuencias más completas del Paleolítico Medio de la Península Ibérica. Se encuentra en la cuenca del Deva en un entorno montañoso (formación Valdeteja). La conexión con el pasillo litoral se efectúa a través de un corredor desfiladero. Se han definido 41 niveles estratigráficos (60-20 ka), 34 de ellos fértiles y en sucesión, de los que se han recuperado más de 100.000 restos líticos musterienses.

Estratigrafía de El Esquileu. Dan Cabanes et al, 2010.
José Yravedra Sainz de los Terreros, Alberto Gómez-Castanedo, Julia Aramendi Picado y Javier Baena Preysler han analizado los restos de fauna de origen antrópico.

De acuerdo con los resultados, frente a la visión tradicional de que los neandertales cazaban especies de manada como el bisonte y el ciervo, los hallazgos de El Esquilleu demuestras que durante ciertos períodos de la ocupación del Paleolítico Medio, los neandertales se centraron en la caza de cabras montesas y gamuzas, pequeñas especies solitarias que habitaban en el terreno montañoso alrededor del sitio. 

Estos resultados indican que las prácticas de los cazadores neandertales podrían haber tenido más similitud con las de los homínidos del Paleolítico Superior de lo que suele suponerse.

Modos de vida de los neandertales