viernes, 19 de diciembre de 2014

Nueva evidencia de que la extinción de los mamuts fue causada por la actividad del sapiens

Ubicación y dataciones de Abri Pataud y Geissenklösterle

A lo largo del Pleistoceno final y el Holoceno, se da una importante extinción de grandes herbívoros en todos los continentes, salvo en África, donde la velocidad de desaparición es muy inferior. En Norteamérica y Australia, el grado de extinción es muy grande.

  • Se ha intentado explicar esta extinción en base a los cambios climáticos de la última glaciación (Kishinev, 2013). Sin embargo, glaciaciones anteriores no habían tenido este efecto.
  • Otra explicación es protagonizada por la llegada del Homo sapiens, con sus sofisticadas técnicas de caza, o por una combinación de clima y caza.

Pavel Nikolskiy y Vladimir Pitulko (2013) han estudiado los restos de mamut hallados en el yacimiento siberiano de Yana (29-27 ka). Hay evidencias de caza, consumo de carne fresca y selección de la presa en función del tamaño. La moderada acumulación de restos si tenemos en cuenta el tiempo, indica una caza no intensiva y sostenible, que pudo tener origen más bien en la obtención de materias primas para herramientas (marfil) que en la alimentación.

Según Matthew T. Boulanger  y R. Lee Lyman (2014) las poblaciones de megafauna declinaron antes de la colonización humana.

Christopher Sandom et al (2014) han realizado un análisis global de esta extinción, poniendo a prueba mediante modelos matemáticos el papel relativo desempeñado por el cambio climático y los humanos.
Según sus conclusiones, la importancia de la extinción está fuertemente ligada a la paleobiogeografía homínida, con a lo sumo un débil vínculo específico en Eurasia al cambio climático.

Dorothée G. Drucker, Carole VercoutereLaurent ChiottiRoland Nespoulet, Laurent Crépin, Nicholas J. Conard, Susanne C. Münzel, Thomas Higham, Johannes van der PlichtMartina Lázničková-Galetová y Hervé Bocherens han analizado la proporción de isótopos estables (13C, 14C, 15N, 34S, 18O) en huesos, dientes y marfil de mamuts y otros animales del Auriñaciense y Gravetiense de Geissenklösterle y Abri Pataud.
  • El mamut lanudo muestra una proporción de 15N mucho mayor que el resto de los herbívoros, lo que revela la especifidad de su nicho ecológico.
  • En Geissenklösterle 
    • La proporción de 15N de los caballos se superpone de forma inesperada con la de los mamuts, lo que parece indicar que estaban ocupando el nicho disponible por el retroceso de las poblaciones de mamuts.
    • La proporción de 18O se mantuvo sin cambios en caballos y renos, entre el Auriñaciense y el Gravetiense, lo que descarta un cambio significativo en las condiciones ambientales y climáticas. Por lo tanto, la disminución de las poblaciones de mamuts no puede explicarse por un cambio climático. 
  • En Abri Pataud
    • La disminución de valores de 15N en caballos y renos, junto con la disminunción de 18O en caballos, entre el Auriñaciense y el Gravetiense Temprano reflejan un claro cambio en el medio ambiente.
    • Entre el Gravetiense Temprano y el Gravetiense Final no se observan cambios en los valores de 15N.
La extinción de los grandes herbívoros